Raúl Heraud Alcázar, Lima 1970, Licenciado en Psicología, realizó estudios en TRE y Psicología Social en la Universidad de Alicante - España.
Fue productor y conductor del espacio radial cultural "Cantares", entre sus publicaciones contamos con Hecho de Barro - 2001 y Respuesta para tres o cuatro -2002, bajo el sello editorial de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega (Lima-Perú), ambos poemarios fueron elogiados por reconocidos escritores, entre ellos, César Toro Montalvo y Eduardo Gonzalez Viaña.
Ha sido antologado en compilaciones sobre poesía peruana como El ojo de la aguja - 2003, y Ríos viejos voces nuevas - 2004 editado por la Casa del poeta peruano, en donde laboró como editor.
A fines del 2005 parte de su último poemario fue editado por la revista cultural La tortuga ecuestre de Lima - Perú, siendo esta una de las revistas más antiguas y especializadas en poesía peruana. El magazín cultural Vulture de España le ha dedicado el número completo a su obra poética y actualmente se encuentra preparando la publicación de su próximo poemario El arte de la destrucción. El pasado mes de julio de 2006 fue antologado en Cuentos Reales de Pedro López Ganvini, en donde se encuentran registrados 22 narradores peruanos.

Ha realizado traducciones de diversos poetas brasileños, como Cecilia Meireles y Vinicius de Moraes.



SUS POEMARIOS Y POEMAS

Carátula de Hecho de Barro

De: HECHO DE BARRO - Lima, 2001


VórticeLa muerte nace de la vida misma, del bostezo divino,de la vorágine del mundo,del embutido de santos e iglesias de este planeta,nace del terror de la página en blanco,de la penúltima carta de la baraja,de la unión de tu sexo con el mío,de la víspera del lunes,la muerte nace tambiéndel vacío colectivo, de rémoras narcisistasy de mentes obtusas...la muerte no es el descanso eterno.Es el sello de entrada al gran circo humano.Hecho de BarroTodo esto que escribo ya no es mío,nunca lo fue, he muerto seguramente después de habersido un viejo transeúnte,un maniático comprador de libros,a mi velorio quizá asistan mis amigos,les ruego no vistan trajes oscuros nilleven corbatas,no traigan flores, menos palabras de pesar,ni se les ocurra escribirme poemas póstumos,les prohíbo visitar mi tumbasobre todo los domingos de fiesta,no intenten limpiarla, tampocosantiguarse o rezar por mi atribulado espíritu,solo déjenme descansar esta nocheque ya tuve bastante con la vida...In ÚteroEscudriñar en el himen de lo real,ser pasajero abrupto de la conciencia,esculpir esta categoría funestacon el barro que me devolvió hombre,habitar formas vertiginosas y deleznables,contemplar el mundovertical e inconcluso.Encontrar el camino de regreso.Despertar en el ala madre de un cisne...

De: RESPUESTA PARA TRES O CUATRO, Lima - 2002

Respuesta para tres o cuatro
EdípicoAl final del pasillo y en mi revolverhay un segundo de hombreque no puedo soportar,salgo cojeando de mi hembraque viene de perderse de su hembra,me santiguo  maldigo mi pantalóny al hombre que se santigua conmigo,mi pantalón no es otra cosa que mi mujer,ella se parece tanto a mi madre,ella es mi madre,tiene una esquina lloradayo la lloro aquillá,debo matarla pero no, a mi madre no le duele la muertele duelen los años,nunca quiso vivir a los cuarenticinconunca quiso morir a los cuarenticincopero ella se le parece tanto y yoya no soy el niño de su vientreni siquiera el hombreque tiene ahora entre sus piernaspero ella se le parece tanto...soy al final del pasilloinsufrible masa arrojada y esquizoide...carroña de alguna creación impura.La última cenaLa casa se está quemando padrey hace rato en la mesavienen sobrando cubiertos.La casa se está quemandoy son tus hijos los que arrastran por mantelestu indiferenciatu odio delimitado de cuchilloa cuchillose pasea aún sobre sus parpadosgenufléxos.Y son también tuyoslos  que baten ahora sus mandíbulasuna y otra vez sobre tus sienesuna y otra vez despellejándoteuna y otray otra vez impunes...veinticinco años despuéstodosabsolutamente todosse pudren en el gran estómagodel mundo...la casa se está quemando padre y de este lado de la mesanadie se atrevea levantar tus restos.

De: EL ARTE DE LA DESTRUCCIÓN - Lima, 2006 (inédito)

InstantáneaCuando vemos crecer a nuestros hijos sabemos que la vidaSe instala cada vez con mayor fuerza en ellos las fotos incontables se apilan en la mesita del comedor como trofeosaño a año se hace mas nostálgico nuestro recuerdola familia crece y la vida se vuelve imparable a nuestro alrededorviejos tíos y abuelos se acercan a su techo humanolas fiestas que celebrábamos antaño se van haciendo ajenasindiferentes sin su presenciala vida sigue discurriendo mas y mas incontenible acomete con furia entorno a nosotrosnos pasa de largo sin miraralgunas veces encontramos en aquellas fotos una distracciónun consuelo pasajero mientras mas allá los hijos convergen rozagantesfelicesla mayoría de nosotros se ha ido o se esta yendopero a ellos nada de eso les interesa claro estalas charlas dejaron de ser las mismas y el café con música de fondoya no tiene sentidosin embargo la familia aun ríese abraza llena de vidano logro reconocer a cada una de las criaturas que pueblan esta habitaciónellos tampoco me reconocenme besan saben mi nombrenos tomamos fotos en las que siempre aparezco con ese rasgo fatídicosi pudieran comprender que todo ciclo es efímero y que con el pasar de los añosaprenderán a lidiar con sus temores a renunciar a sus sueñoshasta llegar a hacerse amigos de su propia muerteentonces nosotros ya no estaremos allíles tocara marchar a paso lento por el mundonegarse a los agasajos organizados en sus nombresa las fotos preparadas con la familia alrededorpronto comprenderán que dichas fotos son coloridas tumbaspreparadas de antemanoque aquellos momentos no representan nada mas que episodios muertosmascaras huecas  sin importanciapor ahora ese momento no les ha llegadoellos sonríen sin temor para la típica postal familiarcolocan sus inocentes años al centro sin menor remordimientohacen muecas y se burlan sin ver las sombras curvasa sus espaldasninguno huye del espectro que proyectan los muertos en el comedor.  Los OdiosQué se servirán nuestros fantasmasahora que las humillaciones cesarony los cuervos no beben masde estas heridas sangrantescuán solos deben sentirseahoraque la casa se cae a pedazosy se marcharon yalos niños y sus risas extranjeraslas flores y su música sin tiempola mesa donde nos devorábamos mis hermanos y yo todas las tardesmi madre vive aún con esos fantasmas juega con ellos al azar desafiando la muertebrinda con el licor amargo de la soledad con las sombras que acompañan su exiliopor las mañanas ella se desespera    llorase deprime,da de comer a nuestros fantasmascon las sobras de su amorreza un padrenuestroen el altar de sus mentirasse viste con el hábito triunfaldel rencory más fervientemente que nuncami madre nos odia.......Tren Fantasma IIAdelanteesta es la casa devastadade los corazones y las mañanas ciegasde las escenas innombrablesde los aciagos "te quiero".este es el comedoraquí he odiado hasta odiarme:"la cena predilecta del fracaso"pasenesta es la casa devastadade las vidas sórdidas y siquiátricasde las ejecuciones continuasde los clamores insanos.la sala y la cocina como vencien veces muerta y cien veces redimidapetrificadas de espantopor favorsírvanse un vaso de mi rencorun poco de mi vergüenzahoy cenaremos aparienciano se preocupen por los reprocheses parte del exquisito plato.detrás de estas puertas es donde paseo  mi encierrodonde escondo mi desesperanzaes en este sillóndonde me embriago hasta dañarme...adiósvengan a visitarnos nuevamenteolvidamos mostrarles la colorida habitaciónde nuestro hijo...por las tardes él construye su florido mundocon palabras traumáticas.

Volver arriba

blog comments powered by Disqus



Texto, Copyright © 2006 Raul Heraud
Copyright © 2004 - 2006 La Mirada Malva A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados
Para contactar con nosotros entra aquí

15 de septiembre de 2006

Valid HTML 4.01 Transitional ¡CSS Válido!