¿Blas Matamoro jubilado?

Por Santiago Sylvester *
(Buenos Aires. Argentina)

Santiago Sylvester

Si Blas Matamoro se jubila alguna vez, en el sentido de dejar de trabajar, quiere decir que no lo conozco. Para Blas no hay mayor jubileo que trabajar, trabajar y trabajar. Blas Matamoro es una máquina indagatoria, y consecuentemente (irritantemente) conoce todo. Sabe, por ejemplo, quién inventó la plancha, con qué se disecó a Tután Kamón, quién ganó las olimpíadas de 1933 en cada especialidad, y la receta de varias comidas de distintas etnias.

Una tarde de hace ya muchos años lo encontré por casualidad en la barrio madrileño de Atocha, y del paseo que dimos recibí un chaparrón peripatético de conocimientos. Una lista aproximada de temas tratados (por él) no podría excluir los siguientes: urbanismo, historia eclesiástica, decoración de exteriores, asesinatos, poesía del romanticismo español, política del siglo XIX, etimología, historia del túmulo mortuorio, botánica, novela francesa con base en Flaubert, genealogía, numismática y meteorología, con sus derivaciones y entrecruzamientos a veces inesperados. Y, lógicamente, algo de ópera que siempre hace falta.

Si se queda un rato solo, traduce, opina, tiene ocurrencias fundamentadas, enreda silogismos, escribe ensayos, cuentos, novelas, comentarios, y por supuesto lee: lee a la par de todo eso, porque no es posible que haya leído tanto sin hacer a la vez otra cosa, incluso leer.

Qué hacer para que un hombre así se jubile, es decir se quede quieto, no investigue, deje de averiguar, enseñar, escribir y finalmente incidir en el mundo con tanto movimiento, es algo que no me corresponde imaginar. Tendrá que hacerlo el Estado español, que es quien correrá con los gastos. Me temo una defraudación al erario público.

Volver arriba




* Nace en Salta, Argentina, en 1942. Vive casi dos décadas en Madrid. Ha escrito, entre otros títulos de su abundante obra, En estos días (1963), Palabra intencional (1974), Perro de laboratorio (1987), Café Bretaña (1994), Premio Jaime Gil de Biedma, Antología (Fondo Nacional de las Artes, (1996), Oficio de lector (2003), Calles (2004). En 1994 recibe el Premio Nacional de Literatura de Argentina. En España, el premio de cuentos Ignacio Aldecoa. La prima carnal (relatos) fue publicado en 1986 por Editorial Anagrama.
blog comments powered by Disqus



Texto, Copyright © 2007 Santiago Sylvester
Copyright © 2004 - 2007 La Mirada Malva A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados
Para contactar con nosotros entra aquí

15 de febrero de 2007

Valid HTML 4.01 Transitional ¡CSS Válido!