La brevedad de una poética

Por Rhina Landos Martinez André *
Universidad Federal de Mato Grosso, Brasil

(Traducción de Antonia Javiera Cabrera)

Roque Dalton

Reconocido por sus ironías tejidas de avellana, por su perenne sonrisa de muchacho y una poética combativa, el escritor salvadoreño Roque Dalton tuvo una vida efímera: nació en San Salvador, El Salvador, en 1935 y murió en 1975.

Dalton surge como poeta con un grupo de escritores que se congregan en la llamada Generación Comprometida durante los años 50-53, muy reconocida hasta nuestros días. Algunos miembros están vivos aun. Todos los escritores de esta Generación produjeron en un ambiente de terror político donde la censura y la violencia eran la marca de la vida porque las condiciones políticas y económicas de El Salvador eran, y lo son aun, extremamente injustas: pobreza, hambre, violencia, analfabetismo, en fin, violencia no solo física.

Cuando esa Generación surge se alinea en una posición dialéctica, marxista, radical frente al hacer poético que partía de una definición ética y estética comprometida con la sociedad.

La radicalización de su postura tenía de tela de fondo esa crisis social y la represión violenta de la época. Es un periodo convulsionado políticamente no sólo en El Salvador, era común a América Central y se extendía por toda América Latina. El arte comprometido era la bandera ideológica: estructurar la literatura en función del compromiso hacia una determinada forma de lucha fue uno de los objetivos de los escritores militantes.

Dalton exilio

Por tanto, Dalton no estaría ajeno al acontecer político y social y a seguir por una línea comprometida socialmente. Hacía crítica acérrima y mordaz al régimen dictatorial, a la situación de miseria y a la dependencia económica que ha vivido la población desde la colonia. Fueron esas algunas de las causas por lo que sufrió fuerte persecución. Estuvo en la prisión varias veces y vivió exiliado en México, Cuba, Checoslovaquia, Costa Rica, etc. En Cuba publicó varias obras y trabajó con Casa de las Américas.

Viajó en 1973 a Chile y allí conoció de cerca el movimiento socialista democrático de Salvador Allende, de donde regresa con una actitud política más radical. Entró clandestinamente varias veces a El Salvador y otras tantas estuvo en la prisión. Publicó casi toda su producción en el exilio. Su última obra publicada fue Poemas clandestinos en 1974. Se incorporó a las filas guerrilleras clandestinas, con el Ejército Revolucionario del Pueblo - ERP, a luchar por cambios sociopolíticos.

Tal vez lo más increíble de la vida de Dalton es que haya sido asesinado por el ERP poco tiempo después de haberse incorporado, por miembros colegas de esa facción guerrillera bajo falsas acusaciones de espionaje, el 10 de mayo de 1975.


Portada La ventana en el rostro

PRODUCCIÓN

Poesía


Mía junto a los pájaros, 1958
La ventana en el rostro, 1961
La ventana en el rostro, 1961
Los testimonios, 1964.
Los hongos, 1971
Un libro levemente odioso, 1973
Poemas clandestinos, 1974

Prosa


Novela testimonio: Miguel Mármol. Los sucesos de 1932 en El Salvador, 1972
Novela-collage Las historias prohibidas del pulgarcito, 1974.

Simultáneamente a su producción poética escribió varios ensayos: César Vallejo (1963), El intelectual y la sociedad, con René Depestre, Roberto F. Retamar y otros (1969); ¿Revolución en la revolución y la crítica de la derecha (1970). Elaboró las monografías El Salvador (1963) y México (1964). En teatro: Caminando y cantando, Animales y héroes de la tierra del sol, Los helicópteros (1980). Escribió la novela-collage Pobrecito poeta que era yo... publicada póstumamente en 1976, en Costa Rica.

SELECCIÒN DE POEMAS

Tampoco así

Poesiya
Poecía
Pohesía
Cierto indefinido encanto que
halaga y suspende el ánimo
versitos de ustedes
Puetas
virus de la melomanía
logogrifo de la logomaquia
logística de la declamación
Poesilla
de ustedes
queridos
portaliras
gay-sabios
liróforos
panidas
aedas
floripondios
vates
trovadores
bardos
juglares
rimadores
pensanautas
líridos
cantores
himnastas
musaguetas
Pues-si-ya
querida
qué haríamos sin tí
los cultos
los duros
los responsables
los preocupados
los dueños del futuro
los Premio Nobel in fieri
los Hombres nuevos de Segunda mano
los monolíticos
los firmes
los la-Guardia-muere-pero-no-se-rinde
entre el tercero y cuarto trago
al despertar en plena primavera
a la hora de los juegos en ESTHER
al decir pueblo que me escucháis
al estar solos
al autocriticarnos."
                       
                       (ROQUE Dalton.Un libro levemente odioso, UCA Edit San Salvador, 1997, pág. 103-104).

Poema de amor

Los que ampliaron el Cana de Panamá
(y fueron clasificados como silver roll y no como 
Gold roll),
los que repararon la flota del pacífico
en las bases de California,
los que se pudrieron en las cárceles de Guatemala,
México, Honduras, Nicaragua,
por ladrones, por contrabandistas, por estafadores,
por hambrientos,
los siempre sospechosos de todo
("me permito remitirle al interfecto
por esquinero sospechoso 
y con el agravante de ser salvadoreño"),
los que llenaron los bares y los burdeles
de todos los puertos y las capitales de la zona
("La gruta azul", "El calzoncillo","Happyland"),
los sembradores de maíz en plena selva extranjera,
los reyes de la página roja,
los que nunca sabe nadie de donde son,
los mejores artesanos del mundo,
los que fueron cosidos a balazos al cruzar la frontera,
los que murieron de paludismo
o de las picadas del escorpión o la barba amarilla
en el infierno de las bananeras,
los que lloraron borrachos por el himno nacional
bajo el ciclón del Pacífico o la nieve del norte, 
los arrimados, los mendigos, los marihuaneros,
los guanacos hijos de la gran puta,
los que apenitas pudieron regresar,
los que tuvieron un poco más de suerte,
los eternos indocumentados,
los hacelotodo, los vendelotodo, los comelotodo,
los primeros en sacar el cuchillo,
los tristes más tristes del mundo,
mis compatriotas,
mis hermanos.
         
         (ROQUE Dalton: Las historias prohibidas del pulgarcito.  San Salvador UCA Editores, 1997, págs 199-200)

Mala noticia en un pedazo de periódico

   	   Hoy cuando se me mueren los amigos
        sólo mueren sus nombres.

    ¿Cómo aspirar, desde el violento pozo,
     abarcar más que las tipografías,
    resplandor de negruras delicadas,
        flechas hasta las íntimas memorias?

    Sólo quien vive fuera de las cárceles
    puede honrar los cadáveres, lavarse
    del dolor de sus muertos con abrazos,
        rascar con uña y lágrima las lápidas.
             Los presos no: solamente silbamos
        para que el eco acalle la noticia.
               
                 
               (DALTON, Roque: Taberna y otros lugares, UCA Editores, San Salvador, pág. 65).

XVI Poema

Las leyes son para que las cumplan
los pobres.
Las leyes son hechas por los ricos
para poner un poco de orden a la explotación.
Los pobres son los únicos cumplidores de leyes
de la historia.
Cuando los pobres hagan las leyes
ya no habrá ricos.
         (ROQUE Dalton: Las historias prohibidas del pulgarcito. San Salvador UCA Editores, 1997, págs 199-200)

Por qué escribimos

Uno hace  versos y ama
la extraña risa de los niños
el subsuelo del hombre 
que en las ciudades ácidas disfraza su leyenda,
la instauración de la alegría que profetiza el humo de las fábricas.

Uno tiene en las manos  un pequeño país,
horribles fechas,
muertos como cuchillos exigentes,
obispos venenosos, 
inmensos jóvenes de pie
sin más edad que la esperanza,
rebeldes panaderas con más poder que un lirio
sastres como la vida
páginas, novias,
esporádico pan, hijos enfermos,
abogados traidores
nietos de la sentencia y lo que fueron,
bodas desperdiciadas de impotente varón,
madre, pupilas, puentes,
rotas fotografías y programas 

Uno se va a morir,
mañana,
un año,
un mes sin pétalos dormidos;

disperso va a quedar sobre la tierra
y vendrán nuevos hombres
pidiendo panoramas.

Preguntarán qué fuimos,
quienes con llamas puras les antecedieron,
a quienes maldecir con el recuerdo.

Bien.
Eso hacemos:
custodiamos para ellos el tiempo que nos toca.
                                     
                                      ( ROQUE Dalton: La ventana en el rostro. San Salvador UCA Editores, 1998. Págs. 61)

Volver arriba




* Rhina Landos Martínez André
Doctora en Lengua española y literatura española e hispanoamericana por la Universidad de São Paulo - USP. Es profesora de Universidad Federal de Mato Grosso - UFMT, de Cuiabá -MT en el Instituto de Lenguajes en el Programa de posgraduación -Maestría en Estudios del Lenguaje - MeEL. Su línea de investigación es la representación de la violencia en la narrativa española de posguerra y en la producción literaria hispanoamericana de la segunda mitad del siglo XX. Autora del libro Testimonio. Catástrofe. Representación: Roque Dalton. São Paulo: Editora LETRAVIVA, 2005. Organizadora de la Colección Estudios Hispánicos: Lengua española y literatura. São Paulo: Compañía Editora nacional, 2008 y autora de varios artículos publicados en revistas especializadas.
blog comments powered by Disqus


Texto, Copyright © 2009 Rhina Landos Martinez André*
Copyright © 2004 - 2009 La Mirada Malva A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados
Para contactar con nosotros entra aquí

20 de julio de 2009

Valid HTML 4.01 Transitional ¡CSS Válido!