"La poesía no se lee...encuentra su momento oportuno"
Entrevista a Carlos Daniel Rubio

Por Alfonso Dicenta (*)
Santo Domingo, República Dominicana

Presentacion libro Carlos D. Rubio, M. Carmen Wise y Freddy Ginebra

El escenario es el mismo: Casa de Teatro. Los personajes que le acompañan, también los mismos: su esposa y su hija que leen algunos de sus poemas y hablan de él... el formato de la obra presentada también es el mismo y quien modera el acto, el mismo Freddy Ginebra inagotable, como la misma República Dominicana, y capaz de sacarle cada día tiempo al tiempo siempre que sea para compartirlo, para entregarse o para dar. Efectivamente, todo o casi todo como hace ahora dos años cuando Carlos Daniel Rubio presentaba su ópera prima, La Penúltima Ventana, una recopilación de trabajos poéticos y fotográficos en perfecta conjunción que abrían su propia ventana al mundo de la poesía. Entonces su autor nos confesaba que tenía ya material para una segunda obra ..., y efectivamente, tras un minucioso y cuidado trabajo acaba de presentarla con el título de La palabra enfrentada. Todo como entonces, incluso nosotros, los de entonces, seguíamos siendo los mismos. Sentado en la mesa escucha atentamente lo que su mujer dice de él; de vez en cuando gesticula negando con la cabeza mientras ella sigue reafirmando sus bondades. Sonríe y trata de ocultar su felicidad cuando su preciosa hija lee uno de los poemas del libro.

Freddy Ginebra, que presentó el libro, dice del autor: su yo interno se desborda en palabras que podríamos suscribir y descubren un mundo sin artificios en versos desnudos, escuetos, sencillos, tremendamente personales

Carlos Daniel Rubio, licenciado por la Universidad Pontificia de Salamanca, pasó de ejercer de profesor de Humanidades al mundo de la publicidad ha expuesto fotografía y obra grafica tanto en República Dominicana como en España y otros países como Cuba y Chile.

De aspecto desaliñado, este creativo, publicista, que se ha desempeñado como Director Creativo de varias Publicitarias y es padre de muy exitosas campañas -, está recubierto de una sencillez y humildad que engrandecen su personalidad. Basta mirarle a los ojos para entender que en su expresión de sempiterna ternura oculta una rabia permanente que le lleva a escribir

"¿Qué hace el poeta cuando se pactan dictaduras,
abusos, crímenes y torturas?
¿Qué hace el poeta cuando no quedan revoluciones
porque los oprimidos comulgan con los opresores?
¿Qué hace el poeta cuando ya no hay pecados
Ni actos de contrición para ser perdonados?
Vuélvete, poeta, contra el ser que se acaba
Por haberte hurtado amores y lágrimas.
Álzate, poeta, contra el existir que marcha
Sin dejarte apurar las últimas mañanas."

Carlos Daniel Rubio llegó a República Dominicana, triunfó, se enamoró, lo enamoraron, - el orden de los factores no altera la realidad de los mismos -, y decidió anclar en este paisito- isla caribeña sin detenerse, sin dejar de seguir siendo testigo presencial de los movimientos del país incluso en los largos periodos en que estos dejan de producirse y con su mejor cámara, la retina de sus ojos, siempre dispuesta.

PV4 El año 2008 creyó llegado el momento de tener ese hijo tardío que en ocasiones es al que más se quiere y publicar su primer libro de poemas; para ello había desempolvado algunos antiguos, los trabajó de nuevo, añadió otros más recientes sin prioridades ni orden alguno y, convencido de que quien escribe lo hace siempre para ser leído se asomó a su primera ventana literaria, yo diría que una hermoso balcón en el que los olores de las cuidadas plantas se confunden con los de su vida.

Entonces no numeró las páginas, - incluso dejo espacio en cada una de ellas para que el lector escribiera o anotara lo que considerara -, porque como bien señalan los griegos, en esa lengua, poesía y creación es el mismo término y porque la poesía no se lee, encuentra su momento oportuno. Ya entonces nos hablaba de que su segunda obra sería un trabajo más maduro, más sensual..., más íntimo.

Para Carlos Daniel la fotografía es poesía visual y de ahí esa fusión plasmada en sus dos primeras obras; considero que en toda fotografía y en todo poema hay una historia y lo ideal es que quien lo lea se identifique porque está leyendo un poema visual.

Tampoco en La Palabra enfrentada hay un orden establecido, ni las páginas están numeradas porque, fiel a sus principios sigue convencido de que la poesía no se lee, encuentra su momento oportuno... Uno abre el libro por cualquier página porque lo que le apetece es enfrentarse a una poesía.

Utilizando una expresión dominicana me atrevería a afirmar que Carlos Daniel es anarquista hasta la tambora y, quizás por eso le gusta más preguntarse que afirmar... "Tierra", "Novísimos"," Cartas para no contestar" y" Caribe Negro" los cuatro capítulos o secciones que componen la obra y en las que el autor nos invita a balancearnos en su lectura, como si estuviésemos echando una pavita, perdón, una siesta, en una hamaca a la sombra de dos cocoteros.

Como señala Freddy Ginebra al prologar su segundo volumen Sólo quien ha vivido, y vivido con pasión, puede mirar hacia atrás y hacia adelante como él lo hace.

Volver arriba

blog comments powered by Disqus




Texto, Copyright © 2010 Alfonso Dicenta
Copyright © 2004 - 2010 La Mirada Malva A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados
Para contactar con nosotros entra aquí

20 de junio de 2010

Valid HTML 4.01 Transitional ¡CSS Válido!