ANTOLOGÍA‎ > ‎POESÍA‎ > ‎

Rómulo Bustos

    Rómulo Bustos Aguirre

Nacido en Santa Catalina de Alejandría, Colombia (1954). Su obra poética, recogida en las compilaciones Palabra que golpea un color imaginario (1996, Universidad Internacional de Andalucía), Oración del impuro (2004, Universidad Nacional de Colombia) y Obra poética  (2010, Ministerio de Cultura de Colombia), comprende los poemarios:  El oscuro sello de Dios (1988), Lunación del amor (1990), En el traspatio del cielo (1993), La estación de la sed (1998),  Sacrificiales ( 2007) y Muerte y levitación de la ballena ( 2010).

Premio nacional de Poesía, de la Asociación de Escritores de la Costa (1985). Premio Nacional de Poesía Colcultura (1993). Premio Blas de Otero de la Universidad Complutense de Madrid (2009).  

Realizó estudios de Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad de Cartagena. Magister en literatura hispanoamericana por el Instituto Caro y Cuervo. Actualmente se desempeña como profesor de literatura en la Facultad de Ciencias humanas de la Universidad de Cartagena (Colombia). Reside, temporalmente, en Madrid (España). 

E-mail: [email protected]

                                     (Del poemario inédito: La pupila incesante)

 

         

METAFÍSICA

                               

                               Después de que te has sentado

                               de una buena vez en el retrete

                               bien puedes pensar con Leibnitz

                               que este sea el mejor de los mundos posibles

                              

                               Esta sensación de plenitud

puede durar aproximadamente entre 60

                                                               ó 146 segundos


dependiendo, claro está, de la envergadura del

                                                                                         asunto

Lo inquietante de todo esto


es que a lo mejor no te equivocas

 

  

        POETA                              

 

                                Sospecha de mí

 

                Es sano sospechar de un poeta

                que ha publicado su quinto libro

                Mejor aun

                sospecha a partir del tercero

 

                Tout le rest pudiera ser literatura

                Trampa

                Lánguida hipoteca al oficio

 

                Yo llevo publicado el sexto

 

                Juro que no soy Pedro

                pero ya he negado tres veces

                Y aún no canta el gallo

 

 

         SER Y NO SER

 

Puedes tener dos valvas

Eso no te hace necesariamente un molusco

si las mantienes bien abiertas

 

Nada hace mejor al alma

que estar oreada

que el afuera esté adentro

Así toda la extensión del ser será afuera, espacio puro

                                                                                                   del adentro


Desde luego con un ojo bien despierto en cada valva

Tampoco se puede andar por ahí con las vísceras al

                                                                                                                 aire


Siendo, después de todo

quiéraslo o no, un indefenso molusco

 

 

 

       JACOB Y EL ÁNGEL REVISITADOS


Comprendo que no soy un perro

               porque no levanto la pata trasera y orino

cuando encuentro una pared o un árbol

 

Comprendo que no soy un ángel

porque me dejo caer de un sexto piso

y salta en añicos mi precario vuelo

 

La idea de un ángel/perro, de un ang-rro

 no me desagrada

 

Pero tan pronto la imagino, el ángel se llena de filos

y el perro confunde al ángel con un árbol

e inevitable levanta la pata

 

Me aturde el furor del ángel

Me paraliza su implacable pureza, su falta de piedad

Y no atrevo confrontarlo

 

El perro no parece inquietarse ante todo esto

y se marcha en busca de su árbol

Yo sigo sus azarosos pasos, detrás de él

                                                   cojeando



                                      
     
(Del poemario: Sacrificiales , 2004)

 

        LO ETERNO

 

 Lo eterno  está siempre ocurriendo

                                                                ante tus ojos

 

Vivo y opaco como una piedra

 

Y tú debes pulir esa piedra

hasta hacerla un espejo en que poderte mirar

                                                                                 mirándola

Pero entonces el espejo ya será agua y escapará

                                                                                 entre tus dedos

 

Lo eterno está siempre en fuga ante tus ojos  

 

  

EL CARROÑERO

 

El  carroñero hace bien su tarea:

mondar el hueso, purificarlo de la pútrida

                                                                                              excrecencia

En algún lugar de la vida, algo

hace exactamente lo contrario: cubre el hueso

empuja la oscura floración de la carne

A su extraño modo

el carroñero también trabaja en la resurrección

                                                                              de los muertos

        

                    LA INOCENCIA

                                                                                                         Toda existencia es  inocente

Héctor   Rojas  Herazo                                                                                          

 

                   El mal es inocente

 

La fruta que cae

y hiere el pulcro filo del cuchillo es inocente

La mirada del voyeur es inocente

La agonía del pez es inocente

El hombre que tropieza

e infama la piedra que tropieza es inocente

Las manchas solares

las sangrientas estatuas de los próceres

que ornamentan las plazas de las ciudades son inocentes

 

Los sórdidos y cotidianos emblemas de la inocencia

 

La monstruosa inocencia

 

          

 

                                          

 (Del poemario: Muerte y levitación de la ballena, 2010)

 

 

             CUENTO

Me pregunto: ¿Por qué escribo poesía?

 

Y desde algún lugar del misterioso bosque

 

(de ese otro cuento que en vano estoy tratando

 

                                                        de escribir en este poema)

 

responde el lobo

 

moviendo socrático la peluda cola:

 

-Para conocerte mejor

 

        

            OBSERVACIÓN

            HECHA DESDE EL HEMISFERIO IZQUIERDO

            DEL CEREBRO

         

         Es probable que Dios no exista

 

                          Esto en realidad carece de importancia

 

         Más interesante es saber

         que existe el hemisferio derecho del cerebro

         cuya función es soñarlo

 

 

         MUERTE Y LEVITACIÓN DE LA BALLENA

 

 En  pausado sueño veo caer la ballena

 

230 toneladas de carroña o alimento cayendo

230 mundos de gravedad empujando hacia abajo

230 infinitas toneladas de vértigo

mecidas, en cámara lenta, por imperceptibles corrientes oceánicas

 

Inmensa, poderosamente muerta, la ballena

 

Pareciera que su caída suscitara el abismo

                                                                        en que está cayendo 

 

Como el gran mulo de Lezama va cayendo en el abismo la ballena

Como Lezama mismo

ornamentado con la majestad de todas sus grosuras va cayendo

 

A los 20 niveles de profundidad la ballena

                                                                         ha perdido ya sus dos aletas

 

Eficaces mandíbulas lo atestiguan

 

Seres sin ojos la miran caer

Seres sin bocas raen su densa carne

 

Muchos años tomará el proceso de descarnamiento total                                                                                                                              

                                                                                             de la ballena

hasta que al fin alcance su más recóndita blancura

me digo en el sueño

 

Pero, ¿en realidad cae, está cayendo la  ballena?

 

¿Cómo saber con certidumbre si un cuerpo está cayendo

                                                                                                                       sobre el mundo

o si es el mundo el que se está elevandose/cayendo

                                                                                        sobre dicho cuerpo?

 

Este inusual tipo de preguntas ya lo han afrontado

                                                        algunos estudiosos de la nueva física

 

Menos extrañeza produce tal pregunta si las cosas ocurren

                                                                                         en un pausado sueño

 

Terrible, blanca ballena

lábil rastro de espuma cayente, muéstrame tu no visible 

                                                                                                                          belleza


Invoco sonámbulo

 

Y por un instante la puedo ver detenida en su caída

                                                                                        suspendida, palpitante

elevándose como asombrosa flor del abismo, en el vasto                  

                                                                            esplendor del vacío

 

Pero, ¿en realidad, levita, está levitando la ballena?

 

Esto casi equivale a preguntarse, rayando los umbrales

                                                                                                       del lugar común

¿Cómo saber con certidumbre cuál es el verdadero sueño

el sueño del soñante o la vigilia del vigilante?

 

Tal vez 

todo se funde en el poder germinal de las imágenes

                                                                        como asegura Bachelard

 

Es decir, el sueño vigilante, es decir, la vigilia soñante

 

Es decir, en fin

ese misterioso lugar donde también la ballena 

pudiera vernos caer o ascender en  pausado sueño  


blog comments powered by Disqus