Edoardo Zuccato

Nacido en Cassano Magnago en 1963, está considerado por la crítica como uno de los más importantes poetas neodialectales de hoy. Es redactor jefe de la revista Testo a fronte y ha traducido a poetas ingleses del siglo XIX y XX (S.T. Coleridge, P.B. Shelley, C. Tomlinson, M. Hartnett, A. Sexton y otros). Es profesor de Literatura Inglesa en la Universidad IULM de Milán. Como poeta ha publicado: Tropicu da Vissévar (Crocetti, Milán, 1996), La vita in tram (Marcos y Marcos, Milán, 200l), I bosch di Celti (Sartorio, Pavia, 2008), Ulona (Il Ponte del Sale, Rovigo, 2010). 

Edición bilingüe. Traducción de Emilio Coco 



De Jardines secretos. Joven poesía italiana, 

(Sial/Contrapunto, Madrid, 2008)


Ul su fresch di ses e 'n quart

al manda föa 'na lüs cumé da spügna

che tütt sa vèrdi e 'l vör andàgh incontra

e 'l mond al par liger e rasentâ.

 

Perô i urur casciâ giô tütt i dì

hinn viv dentar da nön, e 'mé trapuni

ai ma mangian a lengua di radis

fin che in faccia a urur e splendur a tasum

e gh'emm i öcc sfundâ indi carimâ.



EL SOL fresco de las seis y cuarto

exhala una luz tan esponjosa

que todo se abre y quiere irle al encuentro

y el mundo parece ligero y enjuagado.

 

Pero los horrores tragados todos los días

están vivos dentro de nosotros, y como topos

nos devoran la lengua desde la raíz 

hasta que frente a horror y resplandor nos callamos 

y tenemos los ojos hundidos en las órbitas. 



Anch’ ul boja al g’ha i sò urett da respir:

l’é vera, al barbotta cun la miê

ch’ul gropp al scurea menga pulidu,

c’hann tirâ via curent par ’na mez’ura

 

ma pö ’l sa cüéta, al giüga cul can,

ga dà da bé ai piant e ’l taca sü ’n quadar

(natür mort specialment) ma ’l salta sü

da culp sa ’l s’é supî ’n sü ’na cadrega.

 

In fond, vann den’ da lü ’me dal dutur:

da par lur, in d’un sitt riservâ, nett

ch’al pararìss ’na sala uperatoria

e lü ’l g’ha la cüra par tütt i mâ.

 

Magari ’l gh’avarà anca ’n quaj amis

o ’l streng di man cerús ch’ai sann nagótt

o ’l vegn sü dul giarden cunt i man brütt

e l’ha munan’ da truà ul saón giüst.

 

Quan’ la sentan menga, i visen da cà

i pensan, “al s’é pisucâ”, ma l’é longh,

tropp longh ul dopudisnâ e i finestar

ogni tant i treman pa’ j aparecchi.




TAMBIÉN el verdugo tiene sus horas de pausa:

claro, se queja con su mujer

porque el lazo no se deslizaba bien

y le han cortado durante media hora la corriente

 

pero luego se calma, juega con su perro,

riega las plantas y cuelga un cuadro

(naturalezas muertas casi siempre) mas se sobresalta

de repente al transponerse en una silla.

 

En fin, entran en su casa como en la del doctor:

solos, en un sitio discreto, limpio

que se parece a un quirófano

y él se hace cargo de todos los males.

 

Tendrá a lo mejor algún amigo,

o estrecha manos afables e ignaras

o sube del jardín con las manos sucias

y no ha encontrado aún el jabón justo.

 

Cuando no lo oyen, sus vecinos

piensan: se ha adormecido, pero es larga

demasiado larga esta sobremesa y las ventanas

de vez en cuando tiemblan por los aviones. 


             
              
I fogn

 

Hinn di robb che, cume l’art, gh’é no in natüra

e nanca quan’ ca semm in pocch.

 

Cume i paroll, i röj, ’l fögh

o i lavatrìs sa sa no chi j ha inventâ.

Al vör dì c’hinn impurtant da bon.

 

Du ca rivean, i romani fean sü

strâ, pont, teatr’ e tomb: e fogn,

ca m’hann faj vidé a tücc ma sa fà scond

i robb ca da fastidi. Imperi e fogn.

 

I fogn i passan via da San Vitùr

’me da San Pedar, di uspedâj ’me di balér,

di scôl cumé di stall, di macèj cumé di banch,

di manicomi ’me di ministér

 

e sa pó no scüsà senza a La Mecca

püssê ch’a Las Vegas, a Curmajör che al Pér,

in Val Silicón che a Gàrdaland

in Sguizzera che in Sguaziland.

 

A podi sgüissì s’al vör dì Nüyork cun via curent

ma Nüyork senza da fogn, vöri nanca pensàgh.

 

I nostar strâ hinn pien da sigìll

c’hinn cumé i timbar d’una civiltà,

e a vuré vèrdaj, qui ducument,

i rabüsèj du ca sparìss o salta föa

i dius-es-màchina, i battüd

ca ma va sempar fö’ dul cô,

sa pó scrì ’na storia daa Storia

vidüü da sota.

 

Sa còrgium ch’ai g’hinn se ’n quajcòss al va stort,

s’hinn drê laurà in d’un tumbén,

s’é stupâ ’n tübu o l’é drê cambià temp

e di lavandìtt vegn indrê l’udur

anca al trentesim pian cuj rübinétt d’or.

 

In India i fogn hinn disquertâ

tan’ lalanscì s’ai g’hann cusé da scond?

 

A pódi fà da menu da torc ul müson,

prest o tard ho da duperàj an’ mi.



LAS ALCANTARILLAS

 

Como el arte, no existen en la naturaleza

y ni siquiera cuando somos pocos.

 

Como el lenguaje la rueda el fuego

o las lavadoras no se sabe quien las inventó,

lo que quiere decir que son muy importantes.

 

Donde llegaban, los romanos construían

carreteras puentes teatros y tumbas: y alcantarillas,

enseñando a todos como esconder

lo que molesta. Imperios y alcantarillas.

 

Las alcantarillas no están más cerca de San Vittore [1]

que de San Pedro, de los hospitales que de las salas de fiestas,

de las escuelas que de los establos, de los mataderos que de los bancos,

de los manicomios que de los ministerios

 

y en La Meca no se puede prescindir de ellas

más que en Las Vegas, en Courmayeur y en Pero[2],

en Silicon Valley más que en Gardaland

en Suiza más que en Swaziland.

 

Puedo concebir Nueva York sin corriente eléctrica

pero Nueva York sin alcantarillas ni pensarlo.

 

Nuestras calles están llenas de bocas de alcantarilla

que parecen los sellos de una civilización,

y abriéndolos, aquellos documentos, trampas

de donde aparece y desaparece el deus ex máchina,

las partes que seguimos olvidando,

se podría escribir una historia de la Historia

vista desde abajo.

 

Notamos que existen si algo se deteriora,

si hay obras en una boca,

si un conducto se ha obstruido o el tiempo está mudando

y de los lavabos sube el olor

también al trigésimo piso con los grifos de oro.

 

En India las alcantarillas son a cielo abierto

total allí ¿qué tienen que esconder?

 

Es inútil torcer la nariz

antes o después yo también tendré que usarlas.




I bosch di Celti


Scundüü dent in mezz ai frasch gh’é i ramm

e dent di ramm gh’è l’aria, ul sangui vérd,

e quan’ da frasch ga n’é sü pü

i ramm hinn lì ’me i corni

sül cuzón daa tera.

 

I piant hinn animal

e ta fann stremì i castegn di ricci vèrt

pena pena ca ta guarda güzz e scür,

la facia senza facia da la natüra

che par murì la vèrd i öcc.

 

Ul lagh l’é un ugión gris o ner o blö

sempar vèrt par guardà ’l ciel

e quan’ gh’é ’l su tra sabia e acqua

sa ved dent ’na raminâ da lüs,

che in lett insema ti ho vidüü

pizàss in di tò öcc.

 

Ul mond l’é tütt un gropu,

temé i ricàmm di atomi in sül vöj,

temé ’l lagh gipâ sü daa lüna quan’ l’é scür,

’me in daa crapa gh’é ’l cervell

e in dul cervell un turtiamént da chimica e da nerv

e dentar lì un gumitul da ricord

e in di ricord a ga semm mi e ti e ’l mond.

 

I animal hinn piant e sass

ma in trüscia, parché da vìv a g’hann pocch temp:

ho vist ’na frasca in di venadür di man,

ul cör ca ’l pó crudà ’me ’n pomm madür

e un prufil – un can, ’na facia – vignì ultra

dasi dasi in daa scighea

temé ’n ritratt sül föj d’un pitùr.

 

Incö l’é frecc e ho vist la nèbia,

la tera ca fiadéa.



EL BOSQUE DE LOS CELTAS

 

Escondidas entre las hojas están las ramas

y en las ramas está el aire, la sangre verde,

y cuando ya no quedan hojas

las ramas son como los cuernos

en la cabeza de la tierra.

 

Las plantas son animales

y te asustan las castañas de los erizos abiertos

que apenas si te miran puntiagudas y oscuras,

el rostro sin rostro de la naturaleza

que abre los ojos para morirse.

 

El lago es un ojo gris o negro o azul

siempre abierto para mirar el cielo

y cuando hay sol entre arena y agua

se ve una red de luz,

que he visto junto a ti en la cama

encenderse en tus ojos.

 

El mundo es un nudo,

como los bordados de los átomos en el vacío,

el lago cosido por la luna cuando oscurece,

como en el cráneo está el cerebro

y en el cerebro una maraña de química y niervos

y allí dentro un ovillo de recuerdos

y en los recuerdos estamos tú y yo y el mundo.

 

Los animales son plantas y piedras

pero de prisa, porque les queda poco tiempo:

he visto una hoja en las venas de una mano,

el corazón que puede caer como una manzana madura

y un perfil - un perro, una cara - emergiendo

despacio de la niebla espesa

como un retrato en la hoja de un pintor.

 

Hoy hace frio y he visto la niebla,

la tierra que respiraba. 




[1] Nombre de una cárcel de Milán

[2] Pequeña ciudad de Lombardia


blog comments powered by Disqus