Malva Flores

        Malva Flores 


Ciudad de México, 1961. Autora de los libros: Aparece un instante (2012, Viaje de Vuelta. Estampas de una revista (2011), Luz de la materia (2010), Passage of the Tree (2006), Malparaíso (2003), Casa nómada (1999), Ladera de las cosas vivas (1997), Pasión de caza (1993). En 2006 obtuvo el Premio Nacional de Ensayo José Revueltas con el libro El ocaso de los poetas intelectuales (2010), en 1999 recibió el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes y en 1991 el Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino. Su poesía ha sido traducida al inglés, portugués, japonés y holandés. Es miembro del Consejo Editorial de la revista Literal: Latin American Voices y forma parte del Sistema Nacional de Creadores. Ha publicado en revistas y suplementos culturales como Letras Libres, Vuelta, La Gaceta del FCE, Leviatahn Quarterly (Inglaterra), Poesía y Poética, De Gids (Holanda), Paréntesis, entre otros. 



AÚN HAY EN GALÁPAGOS LUGARES…
donde se sirven los alimentos fríos.
Se trata de buscarlos más allá del desierto.
 
No importa que uno ande
a salto de mata acelerado, burlando
la costumbre de masticarnos vivos
en estos tristes trópicos.
 
No importa que el bufón
se haya partido en cien, doscientos
treinta y tres censores,
cada uno en su islote
–su terruño de paja eléctrica–
adorando al inmortal del día.
 
La marabunta en grano y un rey en calcetines.
*Clap, clap* –el coro de las focas
a ras de la pileta se alinea y así brilla
mejor hasta el siguiente clap
hasta el siguiente rey
hasta el hambre siguiente.
 
Las arenas parlantes van devorando todo.
Un bla bla bla. Un ruido
que se agita en lugar de los nombres. 


LA ILUSIÓN ENTRA POR LOS OJOS…
Mirar es perder  
la brújula, el oriente.  
Ojos de mosca  
para mirarlo todo.  
Para saberlo todo, piedra.  
Inagotable piedra en el mutismo,  
en la ceguera. Inmóvil y cierta. Aquí.  
Que la ilusión va en otra vía.


TODO ES PERFECTO SI LO MIRAS DE GOLPE…
en un vistazo. perfecto. Con esa perfección 
de las cosas silentes. Recto como la vía 
del tren; la simetría entre tus ojos recortando 
la neblina y ella misma; o aquel paralelo 
entre el vocablo "azul" e "inmaculada transparencia". 
Todo así, lineal, o con volumen de esfera. Perfecto 
acuerdo entre memoria y ojo. Felicidad de los juncos y el bañista 
en el paisaje. Hasta que te detienes 
y observas.


LADERA DE LAS COSAS VIVAS…  
Un aura perceptible apenas por el vaho  
de su movimiento. El roce del olfato con un perfume  
en tránsito hacia dónde.  
Aquella extranjería de siempre el artificio  
de mirar o el amplio espacio  
tras el sonido de las voces. De una a otra, tantas. de paso,  
volando, desasidas. peso de pluma,  
ladera. Ese roce.  


LA ÚNICA VIRTUD ES LA PACIENCIA…
debemos esperar sentados en la ruta,  
o mejor en su orilla,  
aludiendo a aquella vieja historia  
de la gravedad que por su propio peso cae.  
Y como todo se derrumba  
lo mejor es la orilla y sentaditos.  
Pacientes como vacas pastando  
     o amarrados del suelo.  
Hasta ahí llegará lo que esperemos,  
     -si quiere, si puede,  
si como todo cae,  
   
     acá lo recojamos.


LARGO, ERGUIDO, SU NOMBRE EN LA PRADERA

Allá en Cosamaloapan —largo, erguido,
su nombre en la pradera—mi madre vio un collar
de abejas en su cuerpo. Amplia fue la carrera para caer
al río. Levantada la falda, a horcajadas
la lisa piedra inerme devino su montura.
Y allí pasaba el río, entre sus pies desnudos.

Cantaba. Sobre el lío de las aguas
modulaba su voz, reuniendo con su timbre
las vocales precisas del llamado.

Las abejas se fueron y llegamos nosotras,
eludiendo ese polen de flores amarillas,
saltando sobre el estiércol blando de las vacas.

Fiesta de papalotes,
así es Cosamaloapan —largo,
erguido, el cuello de mi madre.

El río que allí bailaba eran sus pies desnudos.

Xalapa, diciembre, 2012


LA CULPA ES POR CANTAR 

Hoy ya no sé cantar
Sólo puedo hacer listas
Sólo hacemos las listas
(con énfasis en sólo y sin acento
que ahora dice la RAE)
                                   con énfasis en solo.

Lo que importa es la écfrasis
la écfrasis viral y hacer como que ignoro
las reglas (ay, no, ¡encabalgamiento!
Poco falta para que empiece a cantar como poeta seria).

Ecfrasein
Ecfrasein
Ecfrasein

No debemos cantar ni repetir más de tres veces algún verso
pero hay que hacerlo con soltura
con golpe de cadera o entornando los ojos por la ruina del mundo.
(Otra vez te equivocas. “Por la ruina del mundo”
                                                                                  qué elevado...)

Que se jodan
los muertos del sexenio (y contando)
Que se jodan
los que pagan impuestos
los que no tienen beca

La culpa es de Selena 
¿o los Tigres del Norte?
            (también de Monsiváis)
La culpa es no poder cantar 
La culpa es no saber cantar
La culpa es por cantar
La culta culpa es la culpable de todo.

Yo no quiero citar a Derrida
Žižek me saca espuma 
y no entiendo un carajo a Yuri Lotman
—Si quiero traducir a Yuri Lotman a las sencillas formas algebraicas 
limpias y esbeltas como si fueran verdad
me convierto otra vez en “hegemónica” 
estúpida ignorante que no entiendo
que ya nada es verdad
que no hay verdad ni sal

Una simulación
una simulación en el espejo
“el mundo es una mancha en el espejo”
leo que dice Julio recordando a David
pero también me entero: “el mundo es una sombra
en el espejo” dice Aurelio que dijo un señor 
Minamoto en algún viejo lugar
             
Ya no puedo cantar porque me falta mundo
porque no hablo de Rothko
y no pongo rayitas
y se traba mi lengua cada vez que profiero
alguna voz germana lituana o neoyorkina

En el stage doy risa:
apenas rebaso el metro y medio
y ya voy rebasando el medio siglo
y las luces se ensañan con el botox
y no hay rola que valga
si no sabes cantar.



blog comments powered by Disqus