NIKOS KARUSOS

        NIKOS KARUSOS (1926-1990)



Poeta y ensayista, que nace en la ciudad de Nafplio. En 1947, siendo aún un estudiante, fue exiliado a Ikaría y a la isla de Makrónisos (1951), de donde salió dos años más tarde por una conmoción nerviosa. Estudió Derecho y Ciencias Políticas en Atenas, pero no llegó a concluir sus estudios. Poeta de enorme inspiración, de 1953 a 1991 publicó más de una veintena de libros de poesía. En 1963 recibió el II Premio Estatal de Poesía y el Premio del Grupo de los Doce; en 1972 el I Premio Estatal de Poesía, junto con Takis Varvitsiotis y Miltos Sajturis; y en 1988 el I Premio Estatal de Poesía.

 

Enlace Centro Nacional del Libro de Grecia (EKEBI)



 


ROMÁNTICO EPÍLOGO


No me leáis cuando no hayáis

seguido funerales de desconocidos

o, al menos, otras misas de difunto.

Cuando no hayáis

adivinado la fuerza

que hace al amor

equiparable a la muerte.

Cuando en Kazará Deftera[1] no hayáis soltado cometas

sin torturarlas

tirando más y más de la cuerda.

Cuando no sepáis cuándo Nostradamus

olía las flores.

Cuando no hayáis ido, al menos una vez

al Descendimiento de la Cruz.

Cuando no sepáis ningún pluscuamperfecto.

Si no amáis a los animales

y, por supuesto, a los tejones.

Si no oís los relámpagos con placer

donde sea.

Cuando no sepáis que el bello Modigliani

Embriagado, a las tres de la noche

tocó con violencia a la puerta de un amigo suyo

buscando los poemas de Villon

y empezó a leer en voz alta horas enteras

molestando al universo.

Cuando llaméis a la naturaleza madre nuestra y no tía nuestra.

Cuando no bebáis alegres la cándida agua.

Si no entendisteis que Anzusa[2]

es quizás nuestra época.

CUIDADO.

COLORES.

No me leáis

cuando

tengáis

razón.

No me leáis cuando

no hayáis entrado en conflicto con el cuerpo…

Hora de irme

no me queda más pecho.

 

 

MÁS ALLÁ DEL CONSUMISMO

 

Golpeaba mis manos en los cristales azules del cielo,

en negrísimo futuro, aniquilado.

Era sábado y el pobre Jesús

el descalzo amante de la agonía

el supervisor desbordado por la sombra de los pueblos, 

esperaba a las jubilosas viejas a media luz.

Canta salmos, como si regase huertos,

el tembloroso sacerdote y el aire

limpio, el somnífero.

¡Europa, Europa, no eres nada más,

tan sólo la continuación de Barrabás!

 

 

LENIN Y MAHATMA


Amaneció y estaban los dos 

vestidos de blanco.

Gorjeaba afuera el lugar. «Los pájaros»

susurraba Mahatma.

Lenin sonreía con bondad corrigiendo.

«Metrallas».



[1] Kazará Deftera: Es el día que comienza la Cuaresma de la Pascua ortodoxa y es costumbre que los niños vuelen cometas. 

[2] Anzusa: Aquí hay un juego de palabras, ya que Anzusa es una región de Atenas pero significa también florecimiento.




Bibliografía en español:


Incorporado a las siguientes antologías

  • AA.VV., Once poetas griegos. México: Ed. El Tucán de Virginia, 1994. 103 págs. 
  • Castillo, Horacio, Poesía Griega Moderna. Selección, traducción y prólogo. Buenos Aires: Instituto Griego de Cultura y Fundación de la Cultura Helénica, 1972. 292 págs. 
  • Morfakidis, M.- Pociña, A., Poesía Grega do século XX. Santiago de Compostela: Ed. De la Presidencia de la Xunta de Galicia, 1994. 
Comentarios