Daniel Calabrese

Poemas de Daniel Calabrese

                                                                                                       


Prodigio

 

El trabajo de este día consiste

en llevar una piedra de aquí para allá.

 

Es una roca muy pesada,

más que un buey,

más que una bolsa cargada de lluvia.

Es un agujero prehistórico,

un espejo negro

a punto de tragarse el mundo.

 

El trabajo de este día consiste

en alzar esa piedra con los ojos y depositarla

suavemente en el medio del camino

para que se detengan los ciclistas,

se detenga la música de fondo,

se detenga la Ruta Dos

a la hora señalada por las arterias rojas.

 

Y cuando todo esté detenido,

entorpecido por la piedra,

detenidas las generaciones ilustradas y piadosas,

detenido el amor entre las cosas naturales

y las cosas manifiestas,

el trabajo, entonces,

consistirá en sacarla de ese lugar,

levantar la piedra nuevamente con los ojos cansados

y enterrarla por ahí, en la nada,

en ese lago de cerrada indiferencia

donde cruje la cama, alumbra el televisor,

brillan los motores,

cae el vino adentro de la luz,

se pudren la memoria y las conversaciones tristes,

y se hunden, con la piedra,

en la más completa extinción.

 

 

 

 

Cerca del puerto

 

Pasan los camiones.

Se llega a mezclar el humo del gasoil quemado

con la llovizna fresca de la costa.

 

No hay poemas perfectos

como el sol, como la sombra.

 

Y menos que hablen de lugares

cercanos a este puerto donde hace frío,

donde se apilan contenedores blindados

para la gente inestable y para las ratas.

 

Pasan las dos mitades de un perro.

La primera lleva una cabeza normal, asustada;

la otra se disipa entre la niebla y la sarna.

En la estación lo bañaron con parafina,

seguro que fue el tuerto que limpia los vidrios,

quizás le regaló un pedazo de pan

y le ordenó: ¡basta de morderte!

 

Que no se turbe el sueño de Pound.

Si los clásicos ya tuvieron épocas

de mayor circulación en América,

al menos aquí, cerca del puerto,

entre la maquinaria envenenada

por la mierda de las gaviotas

(donde pasan las mitades de un perro,

esquivando esos camiones de carga),

ya nadie hace las cosas perfectas

como el sol, como la sombra.

 

 

 

Método para calcular el tiempo

 

Los que viven a este lado de la ruta

saben de compensaciones:

cada vez que alguien pasa rumbo al Sur

anotan la hora exacta

y dejan caer una piedra en el vacío del ser.

 

Quienes viven del otro lado

conocen la polaridad:

cada vez que alguien pasa en sentido contrario,

de regreso,

anotan lo mismo,

pero sacan una piedra del vacío del ser.

 

Así unos llenan su vacío

y otros lo despejan.

 

Cada cierto tiempo,

los que han llenado su vacío

cruzan por el puente viejo (que era nuevo)

y esperan con paciencia

a que pasen los regresadores del Sur,

uno tras otro,

hasta que el vacío es total.


Daniel Calabrese (Dolores, Argentina, 1962). Publicó: La faz errante (Mar del Plata, 1989, Premio Alfonsina); Futura Ceniza (Barcelona, 1994); Escritura en un ladrillo (español-japonés, Kyoto, 1996); Singladuras (inglés-español, Fairfield, 1997); Oxidario (Buenos Aires, 2001, Premios del Fondo Nacional de las Artes); Ruta Dos (Santiago de Chile, 2013, Premio Revista de Libros, y Roma, 2015, nominado Premio Camaiore Internazionale). Traducido al inglés, italiano, y japonés. Fundador y director de Ærea, Anuario Hispanoamericano de Poesía. Reside en Santiago de Chile.
Comentarios