Círculos del Viento


PABLO DANTE MONTAGNA *
(Argentina)

EL DOBLE

En la extensa noche me desplazo,a tientas persigo mi destino;largo es el cansancio del camino,y demasiado breve es el plazo.Busco en el silencio las señalesque disipen esta oscura niebla;y sólo percibo en la tinieblaun mundo de seres fantasmales.Contemplo del arcano universola vasta arquitectura pavorosaque muestra, en la sombra silenciosa,la oculta verdad de su reverso.Intuiciones vagas se sustentanen signos que todo lo confunden,y forman un cuadro en el que fundenlas dudas atroces que atormentan.Destierro, por fin, las ilusoriasespecies de falsos dogmatismosque construyen vanos espejismos,y vuelvo a indagar en la memoria.Torpes silogismos se derrumbanimponiendo en derredor vacío,y escucho el eco, dentro mío,de mis propios pasos que retumban.Me acompañan sólo mis erroresy también algún feliz acierto,constantes como el amigo ciertoque mitiga todos los dolores.En arduos laberintos me fatigoy encuentro falaces apariencias;entre ellas, vislumbro una presenciaacechando cual mudo testigo.Y en la absurda trama del bosquejose dibuja un rostro conocido,y veo ese rostro sorprendido:es mi propio rostro en el espejo.Inútil es, que busquemos tanto,a ciegas, nuestra esencia más clara,cuando al fin tenemos, cara a cara,al doble que causa nuestro espanto.

ESPARTACO

Desde la noche borrosa, interminable,que el inabarcable tiempo no silencia,entre las sombras intuyo tu presenciacomo un símbolo de lucha inclaudicable.Te veo allá, en las colinas, indomable,feroz, altivo y firme en tu conciencia;desafiando al universo en tu sentenciay cumpliendo tu destino inexorable.Confiado en el justo filo de tu espadaforjaste un grupo de sueños imposiblesque hermanados con tu voz y tu miradadesafiaron la soberbia más terrible.Tras el polvo de los siglos, y la nadase alza, victorioso, tu nombre invencible.

ESENCIAS

¿Qué sutil transparenciase agitay reverberasobre la parca esencia de las cosas?¿Qué callada sensaciónimprime su constanciaen la profunda                      lejaníadel recuerdo?Tal vezla miradano respondaal íntimo ritualque permanececomo velo apenas sugerido.O seráque la sencilla espera de la aurorano se cuestiona las horas postergadas.Alza su vuelola sed ingobernable,dejando un rastroen el limbo de la Historia.Un cántico remotomuy tenue                se percibey el universo eterno,inexplicable,apenas se conmueve.

LA MEMORIA (II)

Vuelo de pájarosin rumbo fijo.Espacio discontinuopobladode metáforas.Sutil empeño de ayeres extraviadosen despobladas noches somnolientas.Lejanas sensacionesretornan siempre al umbraly a vecesel aire se despuertadejando un hiloque enlaza las imágenesnunca del todo definidas.Cuando la niebla opaca los senderosel pájaro se encierraen su dolor más íntimoy el tiempo se hace hueco;la vida se torna pegajosay los traidores sonríen su miseria.

SOMBRAS

Surgimos, sin saber,desde la sombray, sin saber, tenemos un futuro.Despertamos a todo lo que asombray en todo encontramos siempre algo oscuro.Caminamos por sendas inseguras,aferrados de aquello que creemos.Nos dan felicidades y amargurasy entre ellas, como sombras nos movemos.Pasan los años.Triunfos y fracasosdibujan el compás de nuestros pasosy siempre la sombra acechando el día.Cuando llega, por fin, lo que esperamosnos sorprende la sutil ironíay otra vez, a la sombra retornamos.

NOCTURNO

No me queda nada ya de aquellas sombras,tan sólo el recuerdo brumoso.Trato de captarel levísimo eco de la madrugadaque susurracon su voz misteriosa.Evoco lugares, fechas, rostrosy todo es materia imperceptible, todo es tiempo que pasa,tiempo atroz e inconmovible.Intento en vano fijar palabrasque algún día serán olvidadasy, sin embargo, no me rindo.Voy hacia ellascomo quien buscaabrazar una esperanza.Acaso la poesíasea otra forma de mi sangre,vital y necesaria;un destinoque fluye como el ríohacia otro río mayor,hacia el azul infinito de las almas.Persigo mi propia vozy más allácrece el silencioen las entrañas de la noche intensa.En lo alto, las estrellasbrillan todavía.

PEREGRINOS

¿Hacia dónde marchan esos peregrinosque en oscura noche diluyen su sombra?¿Qué dioses ignotos en silencio nombran,acaso buscando torcer su destino?Perpetua negrura les muestra el caminoa opacas pupilas que ya no se asombran;marchitas memorias que nada renombran,perdido por siempre el verbo divino.¿Cuál es el sentido de tales jornadassi es que la esperanza les promete alguno?Entre esos espectros, ¿podrá existir unocapaz de aliviar almas tan golpeadas?Tal vez de sus pasos no quede ninguno.Tal vez se consuman buscando la nada.


* Pablo Dante Montagna. Nació en Bs As en 1966. Sus primeros intentos literarios datan de 1983.Comenzó escribiendo poemas y, desde 1989, también cuentos. En 1999 publica un relato suyo en Antología de cuentistas quilmeños y su libro de cuentos Los murciélagos chocan contra la ventana, en edición independiente. Ha publicado poemas, cuentos y artículos en diarios y revistas, como "Cafetín de Bs. As.", "El suburbano", "Día y hora", "Agenda cultural del sur", "Realidad","El yunque" y "La cereza del zar". En 2004, mención en salón poema ilustrado en La Roca café (Bernal). En 2005 obtiene el primer premio de poesía en la Sociedad italiana Giuseppe Verdi (Bernal),con su poema "El doble". Es miembro fundador de CEIBO (Círculo de escritores independientes bonaerenses).De próxima aparición, un poema suyo en la Antología del Grupo Almafuerte (del que forma parte), auspiciada por la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Berazategui.

Volver arriba

blog comments powered by Disqus




Texto Copyright © Pablo Dante Montagna
Copyright © 2004 - 2006 La Mirada Malva A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados
Para contactar con nosotros entra aquí

15 de mayo de 2006

Valid HTML 4.01 Transitional ¡CSS Válido!