LITERATURA‎ > ‎

Casa de viento | Marta Ortiz

Trazos sobre la pared del viento 

Acerca de Casa de viento, poemario de Marta Ortiz
(Alción editora, Córdoba, Argentina, 2015)

Por Lidia Rocha
Profesora en letras y poeta argentina


“Un libro es una casa de viento”, dice Marta Ortiz. Y aún sabiéndolo se dispone a llevar ese aire en movimiento a las bibliotecas ajenas,  a dejar que el pensamiento se haga sólido, a permitir que su palabra viaje. 

Nos lega así un poemario que es uno y varios a la vez, desde el primero, Casa de viento, que da título al conjunto, hasta Condensados, que lo cierra, pasando por sumidero (entran a la casa los vientos más soeces) y clausura, donde la invitada feroz es la muerte: …ceñido el moño a la mujer translúcida/que llevo cosida a mi espalda. No camina sola, quien dialoga con la versión invisible de aquellos con quienes ha amado. 

La casa es el anhelo del hogar y el recuerdo del hogar. Lo que se desvanece y lo que perdura. Lo que ya está en la casa y lo que se caza. Marta se balancea en esta dialéctica  fundada en el oxímoron porque la casa permanece mientras que el viento disgrega, y ambos son transitorios en su devenir. 

Rota la cinta elástica/ partió en dos/ -la persiana-/ los dominios/ el adentro y el afuera/ el aire y el des-aire. Juego de contrastes entre la naturaleza y el pensamiento, el adentro y el afuera, el pasado y el presente, los vivos y los muertos, aquí es posible que el canto de la madre se oiga, un milagro capaz de traspasar la delgada membrana que separa los mundos. Porque hay una caja de tiempo que marcha en contra de la otra casa, la de los relojes, la que decreta el límite con su naipe fatídico. 

La casa paterna se obstina en su presente, aunque la desmemoria le vaya comiendo vidrios, cortinas, sonido de pedales. La memoria pretende atraparlos, es la caja de tiempo que preserva el antiguo patio, la bisagra desaceitada. Recupera lo que puede –retazos, imágenes dispersas-  y la palabra la ayuda en su trabajo perpetuo: No se vuelve/ de la lámpara quemada colgando del techo/que nadie cambiará/de la bisagra desaceitada y la respiración arrítmica, porque –como dice William Goyen, “Nunca nos recuperamos de nuestro lugar de origen”. Eso es la infancia: no se vuelve, pero irse es imposible, como en una cinta de Moebius. 

Y la otra casa, la de las palabras, se guarece en la tinta, el papel, el cartón de las tapas, el anaquel, la biblioteca, que también son cobijos a merced del viento. ¿Cuándo volveremos a tocar algún libro? ¿Cuándo habrá sido o será la última vez que pasemos los ojos sobre ese párrafo? Todo libro es un libro de arena, una casa en la pared del viento: la biblioteca es un desierto/ duna de papel toda escritura/ página errante/ que no volvemos a encontrar. Y no obstante existe una página de donde no se vuelve. 

En ese amor por la literatura, es fácil confundir la perspectiva: cruje a seda sonora la garganta del pájaro (…) / -¿Canta un ruiseñor?/ (he leído el cuento de Andersen)/ -Una alondra –corrige mi padre/ (No conozco la especie/ No leí aún Romeo y Julieta). 

Marta ha tejido una casa de viento como si las palabras fuesen inasibles y poderosas. Así el lenguaje construye una morada evidentemente transitoria. Y, de todos modos, único hogar. A sabiendas de que lo escrito es un trazo sobre la pared del viento, la poeta se obstina en decir, en agregar espesor a la casa, sentido a las cosas. Es su manera de estar en el mundo, de abrazarlo antes del desamparo. Habitantes de lo precario nuestra vida es sólo el antes, el antes de la trampa / camuflada en la línea del tiempo. Así en un pequeña escultura de cerámica madre e hija están aún unidas en el abrazo primigenio: precoces cintas de Moebius / tus brazos / mis brazos/ conjuran esmaltados / los mutuos futuros desamparos. 

Y el mundo, el afuera, puede ser despiadado. A esa conmoción le dedica un lugar en su casa de viento. La llama sumidero, porque habla del horror: un terremoto en Chile, dos niñas muertas Mosameet Hena, que murió a latigazos y Anusha, quemada con ácido por sus propios padres. 

Y el mundo, el de adentro, no siempre es gentil, hay abrazos rotos, manos que se alejan. Así y todo la poeta urde metáforas desde el jardín con un vaho picante a cardamomo/ jengibre/ motas de canela / pétalos de rosa. ¿Por qué no sería posible renacer si la física dice que “existen diez dimensiones / quien sabe si no once”? Así como el tronco exhausto del viejo paraíso / ha dado flores violetas. Ella quiere reverdecer cada historia, cada ser. Seguir la voz de su hermana, pidiéndole no permitas que tu jardín se seque, y entonces recuperar las rositas rococó/ la mata de lavandas/ los agapantos/ el malvón. 

Tal es nuestra naturaleza, habría que dejarse ir por la corriente/la lucidez del agua que no cesa, escurrirse. Después de todo nada detendrá el Simurg/ reunido/ en la acústica espesura / hasta secar el otoño / hasta partir el invierno. 

Quizás el secreto resida en preservar la duna/ su color y consistencia/ el mar / la montaña/   subirlos al poema, insistir en el deseo pánico de totalidad y finalmente unirnos a todo lo que existe. 


Marta Ortiz nació en Rosario, Santa Fe, Argentina, donde vive. Profesora y Licenciada en Letras por la U.N.R. Poeta y narradora. Publicó: El vuelo de la noche (primer premio de cuento Bienal Internacional Puerto Rico 2000 -La Editorial, Univ. de Puerto Rico, San Juan, P.R. 2006-) ; Diario de la plaza y otros desvíos (poesía, El Mono Armado, Bs. As. 2009); Colección de arena (cuentos, Edit. Fundación Ross, Rosario, 2013); Casa de viento (poesía, Alción Editora, Córdoba, 2015). Poemas y cuentos suyos integran antologías y otras  publicaciones en soporte papel y digital.

Co-dirigió la colección Narrativas Contemporáneas para Editorial Fundación Ross. (Rosario). Co-compiladora de las antologías El río en catorce cuentos y Mi madre sobre todo (Edit. F. Ross, Rosario, 2010 y 2011). Su cuento Sicómoro, traducido al alemán, integra la antología  Narradoras argentinas del siglo XX (editorial Trafo, Berlín, 2014). Colabora con reseñas críticas y textos de creación en medios culturales de su país y del extranjero. Participó en ciclos de lectura y festivales de Poesía (VII Festival Latinoamericano de Poesía en el Centro, Buenos Aires, 2015; VI, VII y VIII Semana de las Letras y la Lectura (El Círculo, Rosario, 2012, 2013 y 2014, 2015), Festival Internacional de Poesía de Rosario (2008), Movimiento de Escritoras Los Puños de la Paloma (Santa Fe, ediciones 2012, 2014 y 2015). Desde 2003, coordina los talleres de Lectura y Escritura Ópera Prima y un taller de Lectura Crítica. Edita el blog “Vuelo de noche”: http://www.marta-ortiz.blogspot.com/

Algunos Links:

http://www.sonidosderosario.com.ar/salon-de-lectura-audios.php?audio=52|Ortiz,%20Marta 

http://www.periodicodepoesia.unam.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=3440&Itemid=1 

http://eurasiahoy.com/02022016-marta-ortiz-sus-respuestas-y-poemas/ 

https://www.youtube.com/watch?v=uMoAdR_nCU4


 

Lidia Rocha es profesora de Literatura, diplomada en Ciencias del Lenguaje, con Postítulo en Lectura y experiencia. Publicó en poesía Aves migratorias, en 2006, y Roma, en 2010. Actualmente se encuentra en proceso de edición, Así la vida de nuestra primavera. En ensayo: El lenguaje del amor en la poesía de San Juan de la Cruz. Participó en los talleres literarios de Susana Szwarc, Enrique Blanchard y Félix de la Paollera. Fue agente de extensión cultural en el Archivo General de la Nación. Formó parte del plan de lectura Leer es crecer de la Subsecretaría de Cultura de la Nación. Coordinó el ciclo Poesía en el Living de Recoleta, junto a Susana Szwarc. Actualmente se dedica a la escritura y a la docencia. Realiza, con Gerardo Curiá, el encuentro literario Literatura Viva y el programa de radio Moebius. Ha colaborado  con la poeta Inés Manzano en la realización del ciclo de poesía Interiores, Poetas del país e Interiores, Poetas de Latinoamérica. Coordina talleres literarios de lectura y escritura. Coordina dos blogs: 

www.valknutr.blogspot.com (sobre los poetas invitados a su ciclo)
www.apuntesdelidia.blogspot.com

Comentarios