CREACIÓN‎ > ‎

Adán Echeverría

Poemas de Trapacería y Fiesta (2016)

Baja California, Pinosalados Ediciones

                                                                Por Adán Echeverría


 


Antes del plenilunio está la cabellera

y ésta rueda de mi cráneo

sobre la más escandalosa e irredenta plegaria

que rasca debajo del colchón

Te adoraré has dicho

y una risa hienética surgió a contraluz

de ese crucifijo que me cuelga

Ay cómo me está colgando esa cruz de migajón

Las amapolitas quieren cortarse las palabras

e ir al dos por tres por cuatro

pero siempre completas siempre

y claro que sí

                      Sin faltarnos al respeto

Nos hemos sacrificado tanto

y el sol sale y no hay remedio

De nuevo estamos despiertos

para soportarnos la mirada

las distancias mutuas

del ensimismarse

Si ya nada nos divierte

para qué forzarlo todo

Hay un recuerdo lumínico

así sea

hagámoslo por él

y dejemos a la luna aullar

y que el calendario gire su rueda cósmica

Esto del fin del mundo

tiene que ser una broma

El fin está marcado justo al momento

de azotar la puerta

 

 

No puede ser tan franco y estremecedor

para la incomprensible sauriés

que se repite en cada rododendro

Agitaremos siempre los palmareses

y el céntuple centauro

seguirá royendo calaveras

Sabrá decir que sí

que si le entra al encontronazo cultural

en que todos acabaremos por despreciarnos

eso sí

el que no le guste puede tomar su ropa

y agitar el semicírculo

qué más da

Qué nos pueden importar

estos copos de nieve tan únicos

o el vaso de dios

o el verso de dios en dios

y aquel venero supernatural

Vendrá aquel cíclope a jugar

con el cadáver de nuestra tristeza

en esta muerta sutileza del adiós

 

No puede ser tan franco y estremecedor

eso de los tenedores que nunca nunca

nos sorprendieron desnudos en la cama

clavados en el omóplato

detrás de la cortina de aquel pestañar

tan álgido por culpa de las medicinas

Quédatelos

y quédatelas todas

las culpas vamos

La casa vacía será nuestro amuleto

para salvarnos el uno contra el otro

 


A las dos el reloj se marcha

agusanado

y nadie puede detenerlo

Se azotarán las puertas

las persianas rasgarán el sol

y esas cortinas tan sucias de la música

en cámara lenta se irán agitando

para que pueda recordar el viento

de nuestra recámara

o el pedacito de dolor que guardo

en este frasco de mayonesa

para recordar tus sobrenombres

 

 

Ocho de marzo

A ti te llaman puta

yo te digo bendita de mi carne

de mi mano bendita

de mi lengua

de mi desprendido cuello entre tus muslos

 

Y te llaman zorra

o doncella de la noche

luciérnaga y avispa

murciélago que agita mis neuronas en la calma

de una noche que no termina de cuajarme

en las acuarelas

 

A ti te llaman carne féretro funda

pedazo de estúpida que nada sabe

y por eso te maldigo en nombre de todas las flores

te desprecio como se desprecian las calamidades

y me hundo en el surco de tu vientre

a respirar las mil pesadillas que me brindan

las hordas de furiosos monjes y sus biblias

que nada saben de ti que todo temen

en el desprecio de sentirse pequeñitos

ante la furia vaginal

que ha sangrado tu historia

¡querida compañera!

 

 

¿Cómo pensar que al dibujarnos

la honra perdimos el fuego?

La situación es clara

cuando los animales bajen a beber

ellas se irán de fiesta encima de los postes

 

Cuando los animales se lancen al abismo

con sus aleteos multicolor

ellas cintilarán enormes y con los muslos

lustrosos los mulsos de titanio y eucalipto

darán sus parabienes por pocos servicios al cuarto

 

No temas

el día es siempre pulcro

no tiene mucho de donde roerle y eso es algo serio

Ellas y sus terciopélicos muslos

y los rostros fatuos

que buscan encendidas lenguas

 

Cuando los animales digan que sí

el día tiene que estar nublado

y no hay porque hablar de pérdidas

ni de futuros inciertos

para eso quedan los caimanes

sus dientes de diamante

y los dobleces de su piel

tan largos eso sí

no podrás volver jamás por el mismo camino sinuoso

volver siempre Es y de frente

rapidito por favor

como en cualquier huída nueva

 

Cuando los animales enceguezcan

ellas serán canela y guía

rincón propicio

para que los aletazos apenas se escuchen

detrás de las campanas

y los días permanezcan en el sudor

que lo aterriza todo

así como esa gota de agua en que me pierdo

así me perdí en el recuerdo

que no quiero jamás volver a ser

porque la situación es tensa

y el grito se hace mandíbula

 

Nos morderá en los vetustos corazones

tan agujereados por esas agujitas del miedo

miedo a los animales

a los tóxicos y a los barrenos que se empeñan

en colgar tus ojos por cada habitación

de este cuerpo que no para de sangrarse

así

ciegos y para siempre

ambos se buscarán de nuevo

¿Consumatum?   Yes

 

 

Voy a buscarte por los subterráneos

cuando el Imago se presienta furioso

y todas las calles expongan su temor

No podrás reconocerme y estaré a tu lado

soplándote al oído

mordiendo siempre mordiéndote la vista

¿Acaso sangras? Soy yo que estoy

dentro de tus venas Tienes que implorar

Cuando el Imago se presienta furioso

los edificios agitarán sus piernas

y la ciudad habrá de abandonarte

 

Los días tranquilos el diablo nos lamerá en el culo

y acabarás por entregarle tus blanquísimas axilas

 

 

No tengo tiempo ya para la momificación

el cuervo se ha ido a nuevos cementerios

y el día es tan transparente

que preludia un asesinato

Esos poetas que corren de cuerpo en cuerpo

Atragantándose ¿quién los recuerda hoy?

Ya no tenemos tiempo para adorarlos

el día se nos va en despedazar a los vivos

a los que habitan hoy los periódicos y las revistas

No en revisitar las tradiciones

te lo juro

con sus palomas y sus cítaras

van diciendo: hey Bonita

eres una sombra calidúlcica

que no tiene promontorio

¿y el feto?

En el feto todo es formativo

acércate y escúchalo

 


NO HAY POR QUÉ DEJARSE IMAGINAR

dejarse consentir    agradecerse

el consuelo está en poder repasar cualquier enigma

el caballo que salta sobre los tréboles

o aquel orangután colgado de la luna

 

no es que la araña de luz se vuelva un espejismo

ni el anquilosado alquitrán tenga menos bravura

son los números juan los números enteros

para refugiarnos en la puebla de los ángeles

porque en tijuana no laboramos los días de silencio

y en mexicali la furia oriental se nos dividió

en arriba y debajo de los que esperan por el boletaje

perdidos otra vez en los mismos desiertos

bah    no tiene caso

 

voy a traerme un tapir desde chetumal

para volar sobre su peludo lomo

o es que el vampirismo es algo tan común

en la ciudad de méxico

para dejar de anochecernos

y seguir prendidos de la teta

en esta fiesta incólume que tiene que ser la palabra

 

cuando los búhos canten el suplicio

comenzará  a latir el monte

y no hay azul no habrá remedio

cuando nos cobren por las dulces señoritas

que agitan su virginidad en la pantalla de plasma

 

usted no me lo va a creer pero acá está mi corazón

en esta pecera de cristal cortado

acá me serviré un vodka y miraré

a la colegiala desnudarse con lentitud

y lanzar los condones maltrechos encima del buró

 

vamos vamos a volar

sigamos adelante en esta marcha de los cuerpos

sobre el arenal o el fango de aquellas

noches testiculares que nunca debieron

de juntarse para nosotros

noches frescas en qué despedazarnos

clarísimas noches como el agua bautismal

cuando mi semen te cubrió los párpados

y tú dijiste que sí

dijiste ahora seré más niña que antes

vas a verlo   así dijiste

y yo me quedé sentado en el inodoro

mirándote rasparte las costras del amor

y lavarte los dientes como si encendieras

con aquel gesto el aroma de tus ideogramas

toda tú resplandecías

apaga la luz antonio apágala dijiste suplicante

y a qué importar que no pudieras recordar mi nombre

perdona tuviste que decir

mientras empujabas de nuevo

y pasabas tus muslos cerca de mi rostro

como el humo de la respiración

o el agua clara en que ahora dibujas la reencarnación

de tantos cristos que era yo con el pelo largo

y aquella barba donde se había quedado

la baba vaginal que tanto te había torcido los músculos

mañana va a dolerte todo

y la luz no deja de parpadear en cada risa

tan tenue tu risa tan descalza y de puntitas

como ese lengüetazo rasposo de vaca cayendo

en la quijada

tuvo que ser tan solo una pequeña navaja

para poder dibujarte nuevamente

tan diamante y ruina tan certeza

tan pedazo de cristal cortado

que ahora me había terminado por sangrar

la calavera

 

me levanté del inodoro y fui a tu abrazo

tus nalgas se habían quedado frías por la brisa matinal

y no había más que morderte la cadera

o dejarme ir encima de tu cuerpo

como el sediento a la laguna

lo habíamos visto todo y era mentira

la mentira de los adioses cortos

la idea estúpida de querernos antes de tiempo

largo  fuera de mi vista vete

llévate tus trapacerías a otras nuevas fiestas

y que la palabra sea… o el abandono

o  la pequeña adivinanza que no tiene futuro

 

para la música pan

para el trabajo las nuevas noches en la discoteca

o en el bar porque así es mi mexicali

esa cuna de serpientes que siempre vigila

así son las noches en tijuana

tanto verde paradiso

y pocos poemas que sobresalen al círculo

yo lo sé    casi me ahogo al aprenderlo

por eso traigo mi tapir bien amarrado en el lomo

por eso monto y vuelo por la serranía

en esta escoba pálida que mira la hambruna

divertirse por los descabezados qué risa

el día es tan difícil para enfrentarlo

que al correr en la serpiente hacia la ensenada

todo era niebla olivos y viñedos para rendirme

a tus muslos a tus piernas como el odre en que

el sol se ha quedado harto por aquello del amor

y la blasfemia

amor y nos vemos en la noche

amor y que cada quien logre cazar

a las niñas que pueda

por esas calles tan insatisfechas de historia

junto a esos calamares o detrás del mariachi

y su tequila así era la fiesta

que todas las noches nos había amanecido

 

nos incendiamos sí

¿por qué no?

el tiempo es solo voltereta

y desde los jardines de chapultepec donde guardara

un poco de mis ilusiones las más descanalladas

las que dicen que alguna vez podré devolver

la risa a mis hijos

tercas en su permanente felicidad

no lo sé

en puebla perdí mis alfombras

y el terciopelo de mi voz acabó hundido la montaña

por el aguacero

sobre la muchedumbre que claro que me conoce

pues me ha visto todas las mañanas

rondando sus espejos

mientras tú sigues paseándote desnuda

y yo me voy quedando como un musgo

sobre la humedad de tus sueños

como ese queridísimo murciélago

que no tiene tiempo para buscar consentirse

agradecerse inocularse nuevas ideas

maravillosas sobre la luz y la ciencia

a qué decirlo

soy ese caballo que salta sobre los tréboles

aquel orangután colgado de la luna

cargado de la fatal indiferencia

hienético

y con la discordia

creciente hasta el hartazgo

 

 

Ahí van las brujas sobre los helicópteros

la luz cae encima de los vagones del metro

¿A qué salir a la superficie?

quedémonos encerrados en el cuarto

en el subterráneo

en el subsuelo

en el búnker

para qué volar si podemos arrastrarnos

para qué sonreír si podemos despedazarnos

hey tú   préstame tu machete

epa    ahí va el machetazo

justo a tiempo   legal

consolatorio machetazo de tenerte

lejos lejos del corazón

Ahí van las brujas sobre los helicópteros

y esta ciudad

que se me mueve toda como la fe

hey tú   deja el gimoteo

y que venga la Salsa 

¡arránquese maestro!

arránquese los brazos y la esperanza

a qué salir a la superficie

quedémonos encerrados en el cuarto

las malditas azoteas me harán desfallecer

y la luz continuará su fuga

                                    Esto ya no es divertido

 

 

 Tres poemas de Adán Echeverría



DEL DADAÍSMO DEL DIABLO 

Dobla

dóblame

dóblate doblégalos

que los diablos débiles

digan de la directriz del día

los dédalos deseosos de dátiles

doscientos querubines díscolos

derrumban sus derechos desgastados

de verdad dicen que sus dioses

dialogan entre durmientes dromedarios

y al despertar dulcísimo

dantescos demonios despiden a Dadá.



 

EL HOMBRE FELIZ

En esta encrucijada espero por el hombre feliz

He visto pasar carretadas de payasos

esos convertibles rojos que siguieron hacia el norte

mujeres con los ojos pálidos de amor

pasaron también de rodillas

Tres niños pasaron corriendo

el primero con el cabello largo y el rostro lleno de pecas

la segunda era una niña gorda con el vestido azul manchado de pastel

el tercero un niño con el sombrero de paja y los pantalones rotos

La cruz del pavimento que no termina de crecer

se convirtió en círculo

porque los niños descalzos giraron y giraron

Me vieron y se quedaron silenciosos bajo mi sombra

¡eah vamos sigan su camino! aullé

El gran ojo del sol fue diluyendo entre las nubes

cayeron gotas

los niños y la niña gorda me salpicaron los zapatos con sus ganas

tuve que correr tras ellos para castigarlos

exhausto caí sobre los charcos

su risa me mordía los pies descalzos

El hombre feliz jamás llegó a la encrucijada




KALLISTI (PARA LA MÁS HERMOSA)

Quiénes se disputarán tu premio

Oh hermosa Eris

Hera, Atenea, Afrodita

Debajo de la lengua has dejado

tu manzana de oro

y no hemos podido reconciliarnos

ni bajo los ojos de Quirón

Quiénes se disputarán tu premio

Oh hermosa Eris

Eifi, Lucrecia, Ileanita

Sin el aguamiel de tu rostro

nos hemos cansado de mirarnos

unos en otros

reticentes a tus dones

en esta lúgubre cueva que renacemos

Danos tu manzana de oro

envidiable Eris

que la discordia nos sostiene del cabello

para padecernos bajo la noche amarga

En el encino cuelga nuestro fruto sagrado

que nos cambia el rostro

el diminuto rostro ya quemado por las horas de sol

acariciando la gloria de la luz que ya no nos discute

este amanecer cuando te hemos invocado

¿Quién se quedará con tu regalo?

¿Cuál será el ganador de esta batalla de dioses?


Dentro del silencio me robaré nuevas Helenas

para curarme la cicatriz

que todas me han impuesto.

Helena Elena Helenita de brazos suaves

surges detrás del alba

y con todos mis cuervos voy hacia tus ojos

para sentirme dardo traspasándote los muslos. 


Adán Echeverría. Mérida, Yucatán, (1975). Investigador Posdoctoral en el Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la UABC. Doctor en Ciencias Marinas por el Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados del IPN. Premio Estatal de Literatura Infantil Elvia Rodríguez Cirerol (2011), Nacional de Literatura y Artes Plásticas El Búho 2008 en poesía, Nacional de Poesía Tintanueva (2008), Nacional de Poesía Rosario Castellanos, (2007). Becario del FONCA, Jóvenes Creadores, en Novela (2005-2006). Ha publicado en poesía El ropero del suicida (2002), Delirios de hombre ave (2004), Xenankó (2005), La sonrisa del insecto (2008), Tremévolo (2009), La confusión creciente de la alcantarilla (2011) En espera de la noche (2015); los libros de cuentos Fuga de memorias (2006) y Compañeros todos (2015) y las novelas Arena (2009) y Seremos tumba (2011). En literatura infantil ha publicado Las sombras de Fabián (2014).

[email protected]  [email protected]

http://www.youblisher.com/p/173628-Arena-Adan-Echeverria/

http://www.youblisher.com/p/422135-Seremos-tumba-de-Adan-Echeverria/

Comentarios