CREACIÓN‎ > ‎

Eduardo Escalante

POEMAS DE EDUARDO ESCALANTE


Cómplices 

Saque la maleta que guarda en su closet,
esa que contiene varios mundos suyos.
Deje que le cuenten,
los reales y los imaginarios,
los guardados y los acribillados.
Viven en convivencia a veces alterada,
pero cómplices al fin.
Podría ser esa tarde de amor ingenuo
que cruzó incluso la noche
que bien daría para una ópera
: prominencias y suavidades
o esa tarde triste en Valparaíso
en callejuelas que esconden 
: sorpresas al acecho y
claves de música realizando conjuros
a las alambradas que niegan el placer
o esas hermosas piernas en 
: sugestivo vestido que Manuel compró
en una tienda de dudosa reputación.
o el atardecer en que mostré el alma a una sombra,
lo que pensé estaba llenó sólo era vacío.
Al final del día, mantener la compostura
es nada más otra clase de necesidad.
Tal vez la historia es un error, dice el poeta,
un error de la humanidad, dice el universo.


El vértice de los pecados

En algún punto habita una oscuridad
En una mañana nublada
La lluvia persiste y sigue encendida
Sara ofreciendo a Agar como regalo
Caín sacrificando vida
Erinias en una noche de orgía
Centuriones con pistolas de clavos
Una bomba que cayó en Japón
El buque anclado repleto de derrotas momentáneas
Se sigue invitando serpientes al escenario
Paseos por una esquina pecaminosa
Descuidos reales e imaginarios
De las huellas de las penas
de las soledades, de la angustia de todos los tamaños,
de las redes finas y estratagemas para atraparnos.



Negaciones

Amanece sin turbulencia
Sella la noche calma
Tuviste visitas cortas
Mosaico de imágenes
Se repiten se repiten
Arriba de la mesa
Sentada en una silla
Cada puesta de sol
Mirando desde la ventana
Es ella, la sombra
No digas que no pasa nada




Punto final

Caminas, te detienes,
te das cuenta:
El sendero de los sueños atascado
Algo se enciende en ti
troncos despiden humo negro negro
hasta convertirse en cenizas
ya no coleccionas tormentas



Ideales

La geometría de tu alma
océano con múltiples ondulaciones
acantilados dan lugar a 
mirar el glorioso espectáculo
el viento norte acaricia tu rostro
tejidos de emociones y pensamientos
quieren salir de tu garganta
y cantar tu historia
tu cuerpo gira es hora de empezar



Ilusiones

Miras el cuadro gótico que has puesto en la pared
Has dibujado pincelada tras pincelada
Parecen definir los límites de tu historia
Se cruza lo recto, lo oblicuo, lo diagonal
Pareces que escuchaste versos de Dante u Homero
En un rincón del cuadro alguien tiene una culpa
Arrodillado sobre el agua una mano suave acaricia
Como la piedra que lanzada hace ondulaciones
Parten tus susurros heridos
Te das vuelta ya no miras la pared de la cueva
observas esa otra luz



Accidente o maldición 

Un atardecer así, 
ya el sol burbujeando en el horizonte,
te preguntas:

¿Es el amor un accidente, es algo que no contiene maldición?

No se trata de las reglas de Virgilio 
ni de una épica en latín. Sino por lo que atraviesas,
cuando te cae en la cabeza el cielo o el infierno.

Ritmo de unas caricias todavía ausentes,
crujan.
Tiempo desesperado embaucado
por juegos de amor.
Cartas escritas a mano con el sudor
de la sinceridad, no hay hojas en el suelo.
Escrituras en un tiempo que se detuvo
para luego seguir.
Juegos de vejez,
refugios de detalles, insolencias, y tropiezos.
Pura vida sin las impurezas
del habitar la soledad. Los labios a corta distancia.
Crecen frondosas las palabras,
no están rotos los troncos
ni hay inclinación hacia otros.
Lo que se ha perdido en un lugar,
Se ha hecho nacer en otro sitio.
La voz de lo imposible soportando lo posible,
sin argumentos geométricos.
No puede ser un accidente cósmico.


Eduardo Escalante Gómez
(Chile, 1942) 

Escritor e investigador, magister  en Ciencias Sociales (Universidad de Gales, Gran Bretaña). Como investigador ha publicado artículos científicos en España, México, Nicaragua, Colombia, Perú, Chile, Argentina; poemas  en las revistas Ariadna (España), Nagari (USA), Signum Nous (USA), Revista ciencia y cultura C2 (México), en sitios como Metaliteratura, (Argentina), Aurora Boreal (Dinamarca), Ómnibus (España), entre otros.
Comentarios