Blog Mirada Malva



Twitter Mirada Malva


  Linkedin Mirada Malva



 Facebook Mirada Malva


CINE‎ > ‎

Bajo el brillo de Beneyto: Entrevista a Adriana Hoyos

Bajo el brillo de Beneyto: Entrevista a Adriana Hoyos[1]

 

 

Por M. Ángeles Vázquez

OMB, Madrid, España

 

 

Acaba de estrenarse en Madrid, una producción de La huella del gato, el sorprendente documental Beneyto desdoblándose, donde se realiza un recorrido por la vida y obra de Antonio Beneyto, artista multidisciplinar relacionado con el movimiento postista o esa curiosa invitación a la posmodernidad. Ómnibus charla con su directora, Adriana Hoyos

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            Adriana Hoyos

 

 


Ómnibus: Hay tres hilos conductores en Beneyto desdoblándose: el postismo, Alejandra Pizarnik y Antonio Beneyto, un conjunto explosivo ¿ha sido fácil articularlos técnicamente?

Adriana Hoyos: Beneyto, su obra y su naturaleza compleja y sencilla a la vez; Alejandra, sus poemas sus fotos y lo más estimulante, la relación epistolar que los unió y a partir de la cual empecé a hilar este trabajo.

Partir de la poesía de quienes se habían intercambiado palabras, emociones, reflexiones, me pareció sugerente y adecuado para mostrar la personalidad de Beneyto.

Sus relaciones, sus intereses, su capacidad de sorprenderse antes las cosas.

Estas cartas son la única prueba de esta relación, pues nunca se conocieron, eso es lo más atrayente, lo inquietante.

El postismo no es parte argumental de esta historia, pero Beneyto se considera uno de sus últimos exponentes, este movimiento que nace de manera lúdica había que aplicarlo de la misma forma, como un  juego, con sentido del humor, de manera disparatada pero coherente a la vez.

Creo que son cosas a las que me siento muy afín y que se fueron cosiendo a medida que empezó el trabajo. Conté con la ayuda de escritores como Jaime D. Parra, que lanzó la escaleta a partir de la cual empezamos a trabajar o Francesc Cornadó que nos ayudó de manera atrevida y fascinante con los diálogos.

Y luego puede contar con la inestimable presencia de Pere Gimferrer, Corredor Matheos  y Glòria Bosch.

 

OMB: Adriana, háblanos del movimiento postista, “ese gran desconocido”, ¿cómo crees que se relaciona con el resto de los ismos? ¿de qué otros ismos se nutre?

AH: Se nutre de todos los ismos anteriores, por eso se llama postismo, que viene de posterior a todos los ismos, pero fundamentalmente lo hace de los movimientos surrealista y dadaísta. Dos movimientos que me apasionan y a los que me siento próxima, por su juego con todo. Por su cuestionamiento de la realidad y de lo que se consideró importante en el momento, por su enorme capacidad de conmocionar la cotidianidad, el mundo que nos rodea, de alterarlo, de hacerlo saltar, de dotarlo de fuerza y sobre todo de acción.

Darnos cuenta de que estamos vivos a través de hacer algo que cambie la normalidad de lo anormal.

Algo que pone nuestras vidas en alerta y cambia lo que no sirve. Eso que hoy estamos viviendo en las calles, porque la gente ha despertado y es emocionante asistir con los ojos y la mente bien abiertos.

 

OMB: ¿Y por qué Beneyto? ¿qué relación te une a su obra?

AH: Diría que somos muy distintos, pero nos une una relación de amistad.

Después de hacer esta película, me di cuenta de cosas que nos unían como el no pactar con lo establecido, más que lo justo y necesario para  bombardearlo desde dentro, lenta y de manera persistente. Con la cordura suficiente para no ser del todo marginales y sobrevivir.

Me gusta su atrevimiento, su pintura, su cercanía, su amor por el Gótico de Barcelona. Y me une a su obra el estar al borde, como él me decía al borde del papel de fumar.

 

OMB: ¿Crees que en Beneyto se confabulan la alucinación y la pesadilla, la vida frente a la muerte como un acto creativo?

AH: Beneyto se acerca a la muerte de puntillas como dice su amigo Jaime D. Parra, Beneyto es un niño travieso, lo veo como un niño y no puedo evitarlo, y se debe quizás a su manera de sorprenderse y divertirse con lo que hace.

La pesadilla se palpa en su pinturas a la vez que lo alucinatorio.

A través de sus viajes nocturnos al mundo subterráneo nos trae esos cuerpos de otros mundos, los deposita con una sonrisa sobre el lienzo. De forma irreverente y maliciosa.


OMB: Me interesa mucho la figura de la escritora argentina Alejandra Pizarnik («niña extraviada») y su relación con Beneyto. A Pizarnik se la identifica con el desamparo y la muerte, donde la sumisión entre los poemas y el silencio restringen el lenguaje. Una frase que me apasiona de la poeta es: «Escribe hasta que te enredes en los hilos del lenguaje y caigas herida de muerte» ¿Piensas que Beneyto suscribe esta misma emoción?

AH: Esa respuesta sólo te la puede dar Antonio. Pero bien podría ser que Beneyto pintara hasta caer herido de muerte.

Beneyto ama su profesión, porque no la considera un trabajo, si no algo con lo que se divierte, por eso bien podría estar muriendo en medio de sus óleos, nunca mejor dicho, los santos óleos, con los que consagra y escribe su vida.

Lo de santos le va a molestar.¡ Ay Dios!

 


OMB: Se ha cuidado mucho la estética del documental, háblanos sobre el equipo y sobre la posible dificultad de imprimirle ese peculiar carácter onírico al film.

AH: Bueno al tratarse de un escritor pintor o pintor poeta creí y me sentí a la vez capaz de hacer algo más onírico, más surrealista que real, no quería una cámara que lo siguiera día y noche y  a la que contara lo que hacía o  lo que había vivido.

Queríamos poner en marcha algo más próximo a lo que es su esencia transgresora, que crea otras realidades y así lo urdimos.

Hubo magníficos profesionales en todas las áreas empezando por la música que compuso e interpretó mi hermano, Leonardo Hoyos, violinista de gran sensibilidad y talento. El trabajo de la imagen lo realizó Oriol Bosch, director de fotografía, extraordinario y paciente.

El montaje lo cocinó Izaskum Escandón, con enorme rigor.

Lo imaginativo del vestuario y la dirección de arte estuvo en manos de Virginie Manuel -pintora y artista múltiple -y Ximena Topolansky que  formaron un conjunto clave.

El apoyo fundamental vino dado por David Egea, productor ejecutivo que participó activamente en todas las fases del proyecto, dando ideas en dirección y en todos los departamentos y sin el cual este proyecto no hubiera salido adelante. El cine sólo se puede hacer gracias a los otros. No hay otra forma.

 

OMB: ¿Qué recepción ha tenido la obra en el público madrileño? Debido a su singularidad ¿piensas que ha sido entendida?

AH: Bueno se ha visto tan sólo una vez en Madrid y otra en Barcelona, pero a pesar de su singularidad, como tú bien dices, creo que a la gente le ha gustado.

Les ha entusiasmado particularmente la música, lo cual me alegra y valoro mucho, pues Leonardo Hoyos compuso tres partituras muy bellas Bolero lento in memorian Alejandra Pizarnik, Danza burlesca de Beneyto y Vocalisse de Airún.

Las cuales ha interpretado con éxito en alguno de sus conciertos en Colombia y quizás próximamente en Argentina.

 

OMB: Eres fundadora y directora de Visual, Festival de Cine Novísimo (cortometrajes y óperas primas) que próximamente celebra su XI edición ¿cuál es la salud del cine nobel en esta época de crisis?

AH: Creo que hay cosas que emocionan y hablan de una realidad potente, la salud es buena, el problema de todas estas obras es la distribución, el momento de estrenar en los cines, de mantenerse en las carteleras. Ahí creo que tenemos una dificultad.

En lo que se determina como lo que el gran público quiere ver, está basado en una cuestión económica al fin y al cabo, unos pocos títulos con infinidad de copias  que copan las salas, a partir de acuerdos preestablecidos, dejando poco espacio para un cine que si es una apuesta.

En realidad la gente es mucho más abierta y está dispuesta  a arriesgar más.

A ir más allá de lo que suponemos.

Además si no hay un aporte importante en publicidad y marketing, los trabajos se quedan prácticamente sin ser vistos.

Conozco películas que están ganando premios importantes en varios festivales internacionales e incluso con distribuidores fuera y que no han encontrado distribuidor en España. O que les ha ido muy bien en festivales españoles pero les costó encontrar distribución. Es difícil.

La labor de Visual, Festival de Cine Novísimo, desde sus inicios es acercar a la gente  lo que ésta no suele ir a ver, pero que le gustaría poder ver.

De esta forma no sólo ayudamos a la promoción del cine, sino a remover y a sacudir las mentes.

Buscamos cosas diferentes que partan de horizontes espirituales y vitales que emocionen a nuestro público, que les despierte curiosidad.

 

OMB: Adriana, háblanos de tu trayectoria artística y de la productora La huella del gato, ¿también apuesta por el cine joven?

AH: Bueno digamos que empecé a jugar con el violín muy pronto en mi vida con siete años, mi familia tuvo un enorme influjo en mi actividad artística.

La música me llevó al poema, la imagen poética al ojo y del ojo caí en el cine.

El ojo que se alarga a través del objetivo Trabajé varios años como técnico ocular con mi tío el Dr. Jairo Hoyos, que es oftalmólogo y de ahí pasé a dirigir cortos y me metí de lleno en la gestión y producción audiovisual. Creé junto a David Egea, Diego Rodríguez e Isabel Martín: Visual, Festival de Cine Novísimo, hace ya once años.

Luego junto a mi compañero y socio David Egea fundamos la productora La Huella del Gato, un proyecto compartido que se nutre de esas dos corrientes, somos complementarios. Es nuestro medio de vida y le ponemos voluntad, rigor e intentamos que todo esté bien hecho, que sea bueno, que tenga algo, cuidamos los detalles. Cada mañana nos ponemos manos a la obra haya o no rodajes, siempre hay un proyecto que desarrollar y vamos adelante.

Apostamos más por un cine arriesgado hecho con profesionalidad y criterio, que diga algo. Hay muchas maneras de decir algo, nos gusta aquélla que es combativa y bella a la vez, poética y política.

 

OMB: Adriana, has publicado La torre sumergida, tu primer libro de poemas, en una bellísima y cuidada edición de March editor, ¿cuál es tu relación con la poesía y el cine conjuntamente? 

 AH: Básicamente todo está relacionado. Se une tiene vasos comunicantes.

He pasado de la música a escribir de escribir a ser técnico ocular y del ojo al cine.

Creo que el poema es música en esencia, la poesía aspira a ser música.

La imagen poética está muy unida a la imagen visual.

Me atrae de lo visual, lo que tiene de lírico, por eso a lo mejor tengo una tendencia a veces onírica.

Quiero comunicar emociones, conmover, no sólo contar historias.

Y en el cine puedo contar con la palabra, con la música, con la  fotografía, con el silencio, esculpir en el tiempo, como apuntaba Trakovski.

Ahora pronto publicaré un segundo libro: Punto de fuga, que he terminado hace unos meses y sigo escribiendo, creo que estoy en un momento creativo que me hace muy feliz, pues he vivido períodos de enorme sequía.

 


[1] Adriana Hoyos nace en Bogotá, Colombia, en una familia de músicos. Con once años viaja a Barcelona y con la mayoría de edad regresa a su ciudad natal, donde estudia Literatura en la Universidad Javeriana e ingresa en la Orquesta Sinfónica Juvenil, para regresar nuevamente a Barcelona y cursar estudios de dirección de cine. Realiza sus primeros cortometrajes, Elegía (proyectado en el Festival Internacional de Sitges y en el Festival Iberoamericano de Cine de Brasil) y Hotel Santa Fe (exhibido en el Festival Madrid Experimental y en el Festival Chroma de México, entre otros). En Madrid funda la productora La Huella del Gato y dirige desde sus inicios, en el año 2000, el Festival de Creación Audiovisual de Majadahonda, Visual. Textos suyos han aparecido en las revistas Barcarola, La Caterva y Al Margen. Ha colaborado con el Instituto Cervantes en trabajos relacionados con monográficos sobre ciudades patrimonio cultural de la humanidad


blog comments powered by Disqus



  Acceder   Condiciones   Informar de abusos   Imprimir página  |    Tecnología de Google Sites