Tratado de sortilegios

        ÓSCAR HAHN: De fantasmas y otras revelaciones
                                            Tratado de sortilegios (Trattato di sortilegi)
 

Por Mario Meléndez

                La poesía chilena ha dado a la lengua española una de las tradiciones más significativas en la primera mitad del siglo veinte. Los nombres de Gabriela Mistral (Tala), Vicente Huidobro (Altazor), Pablo de Rokha (Los Gemidos), Pablo Neruda (Residencia en la tierra) y Nicanor Parra (Poemas y antipoemas), han nutrido nuestro acervo literario con obras fundacionales cuya repercusión visualizamos en toda la poesía latinoamericana posterior. Autores no menos influyentes, como Humberto Díaz Casanueva (Réquiem), Eduardo Anguita (Venus en el pudridero), Gonzalo Rojas (Contra la muerte), Stella Díaz Varín (Sinfonía del hombre fósil), Enrique Lihn (La pieza oscura) y Jorge Teillier (Muertes y maravillas) complementan dicho legado y lo transmiten a las nuevas generaciones de manera vital y permanente.

Óscar Hahn (Iquique, Chile, 1938), forma parte de esta tradición. Desde su primer libro, Esta rosa negra (1961) reconocemos a un autor original y lúcido, cuya impronta se ha ido instalando de manera definitiva en el actual panorama de la poesía hispanoamericana.

Su maestría radica en fusionar las formas clásicas con los nuevos lenguajes y metalenguajes, y llevarlos a su propio radio de acción. Se vale de todo un sistema de significados (derivaciones, palimpsestos, intertextualidades) que adquieren en su imaginario una fuerza centrifuga que arrastra al lector por aguas caudalosas e inesperadas. Nada le es ajeno. Todo le resulta funcional a la hora de abordar la página en blanco. Sus fuentes son diversas, y en ellas están resumidas todas las disciplinas del arte. Hahn entiende la importancia de cada palabra, el trabajo que exige un proceso creativo, la síntesis contenida allí.

Replantea el tema del amor a través de un fantasma que se transfigura en los objetos domésticos para volver donde su amada. Adquiere la forma de una toalla, una sábana, una funda de almohada, una camisa sucia. El abandono y la memoria cobran vida en Mal de amor donde los resabios de un extraño erotismo se abre paso, como una sombra que deambula por los rincones con la esperanza de recuperar lo perdido.

La presencia de lo bélico como denuncia, es otra de sus características, desde su ya clásico “Visión de Hiroshima”, devastador testimonio de la Segunda Guerra Mundial y punto de partida tal vez de una serie de textos que se sucederán con frecuencia en libros posteriores. Una toma de conciencia reveladora donde al final todos los muertos pertenecen a un mismo bando.

La muerte siempre está rondando su escritura, hora lúdica, hora ritual. Incluso encontramos esa derivación que va de lo solemne a lo festivo, como se manifiesta principalmente en la cultura mexicana y toda su alegoría fúnebre. Una muerte que le habla al oído, que se sienta a los pies de su cama con una familiaridad que sobrecoge.

Sin duda es uno de los grandes poetas aparecidos en la segunda mitad del siglo XX, que sigue vigente entregándonos libros notables como La primera oscuridad.

Aquí el autor explora una variante pocas veces tratada en poesía: el tema de lo fantástico. Lo vemos en diversos textos donde las cosas que describe caben en el terreno de lo insólito, lo maravilloso, lo desconocido. “Cosas que se escuchan”, “Cajones”, “La memoria de los espejos” por nombrar sólo algunos. Esto se venía anunciando de manera más sucinta en otros libros anteriores. Poemas como “A la una mi fortuna”, “Una noche en el café Berlioz”, “Los fantasmas de Lisboa” son un claro ejemplo. Aparecen sus inquietudes de siempre (el amor, la muerte, la guerra, la desolación, el pasado, la historia, la nostalgia, etc.), pero tratadas desde una perspectiva distinta, tan lejos de lo convencional, de lo predecible. 

Su escritura a ratos es muy visual, como si fueran pequeñas escenas en blanco y negro que desfilan ante nuestros ojos y nos sorprenden por su estructura y alcance. Las imágenes se suceden vertiginosas y a veces nos llevan de la mano por regiones remotas e imprevistas donde “el inconsciente es un árbol lleno de pájaros muertos / que se echan a volar cuando uno menos lo espera”.

Resulta muy interesante su propuesta para las nuevas generaciones, por ser  uno de los autores que mejor ha sabido reactualizar las claves y derivaciones. El doble juego o lucha de contrarios sintetiza su obra a través del amor y la muerte. Eros y Thanatos se atraen, se repelen, se juntan, se reconocen y finalmente permiten, en los distintos estadios de su relación, la suma de un todo que deviene en herencia, en testimonio de vida.

Hahn se reinventa en cada libro con una percepción que asombra, juega con el lenguaje, le da sentido y plenitud, lo utiliza siempre de una manera funcional, lo revitaliza y destila antes de ponerlo otra vez en circulación. Su poesía es una lección de rigor y lucidez mayor. 

Al releerlo, se nos viene a la mente lo que sostenía Picasso sobre el proceso creativo: “Si el tema me pide cierto medio de expresión, adopto ese medio sin vacilar. Móviles diferentes exigen métodos diferentes. Ello no implica evolución ni progreso, sino un acuerdo entre la idea que quiero expresar y los medios de expresar esa idea”. 

Esta pequeña antología que lleva por título Tratado de sortilegios y publicada bajo el sello Rayuela Edizioni de Milán, da cuenta de algunos de sus grandes poemas y ofrece al lector italiano la posibilidad de conocer una obra conmovedora y singular, que seguramente permanecerá en la memoria colectiva como un testimonio vivo de su tiempo.            


 5 poemas de Óscar Hahn pertenecientes al libro  

La primera oscuridad
La prima oscurità
(2011)
(Traducción al italiano de Milton Fernández)

COSAS QUE SE ESCUCHAN

Qué extraño es sentir el sonido de la lluvia
cuando no está lloviendo
mirar por la ventana las calles secas
y sentir el sonido incesante de la lluvia 
Ahora escucho el crujido de una silla mecedora
Alguien teje alguien se para
alguien entra con unas tazas de té
alguien hace ruido con la vajilla
Qué extraño es sentir el quejido
de una silla mecedora
cuando nadie se está meciendo
el tintinear de la vajilla
cuando nadie está poniendo la mesa
la algarabía de los invitados
cuando las sillas están vacías
y el sonido de la lluvia
el persistente sonido de la lluvia
cuando no está lloviendo




COSE CHE SI ASCOLTANO 

È strano sentire il suono della pioggia
quando non piove
guardare dalla finestra le strade asciutte
e sentire il suono incessante della pioggia
Ora mi arriva il cigolio di una sedia a dondolo
Qualcuno fa la maglia qualcun altro si rialza
qualcuno entra con le tazze del tè
qualcuno rumoreggia col vasellame
Che strano è sentire il cigolio
di una sedia a dondolo
quando nessuno si dondola
il tintinnio del vasellame
quando nessuno sta apparecchiando
il rumorio degli invitati
quando le sedie sono vuote
e il suono della pioggia
il persistente suono della pioggia
quando non piove




WORK IN PROGRESS

Una mañana cuando desperté 
después de un largo sueño 
me encontré sobre mi cama
sufriendo una metamorfosis
Se me llenó de arrugas la cara
se me puso gris el pelo
y perdí el brillo de los ojos
Somos los borradores 
inversos de la muerte pensé 
Estamos destinados
a que nuestra versión definitiva
sea la más imperfecta
Y no habrá corrector de pruebas




WORK IN PROGRESS 

Una mattina risvegliandomi
da un lungo sonno
mi ritrovai sul letto
in preda a una metamorfosi
Mi si raggrinzò la faccia
diventarono grigi i miei capelli
e persi il brillo degli occhi
siamo la brutta coppia
capovolta della morte, pensai
Siamo condannati
al fatto che la nostra versione definitiva
è sempre la più imperfetta.
E non ci sarà un correttore di bozze.




CAJONES

Se abrieron todos los cajones
de los muebles que había en la casa
Saltaron por el aire
las cosas que estaban adentro
como si una caterva 
de demonios enloquecidos
buscaran algo en su interior
Yacían las cosas desparramadas por el suelo
crujían los cajones vacíos
Ave María Purísima exclamé persignándome
Y una voz surgida de no sé dónde dijo:
sin pecado concebida
Y de nuevo saltaron las cosas por el aire
y regresaron al lugar de donde habían salido 
Todo volvió a la normalidad
Excepto ese cajón que aún permanece abierto
y que parece una boca de lobo




CASSETTI

Si spalancarono tutti i cassetti
dei mobili della  casa
Saltarono in aria
le cose che contenevano
come se una torma 
di demoni impazziti
cercassero qualcosa al loro interno
Giaceva ogni cosa sparpagliata a terra
Cigolavano i cassetti vuoti
Ave Maria Purissima proferii facendomi il segno della croce
E una voce sorta da chissà dove disse: 
Sia sempre lodata
E ripresero a saltare in aria le cose
rientrando ai posti da dove erano uscite
Tutto è tornato alla normalità
Tranne quel cassetto che rimane ancora aperto
e che assomiglia alle fauci di un lupo    




LA MEMORIA DE LOS ESPEJOS

En este espejo que cuelga
en el baño de mi dormitorio
ella se peinó una noche
y después se fue para siempre

Ahora me pregunto si su imagen
no habrá quedado presa en el espejo
como la joven que se peina
en el cuadro de Renoir

Día a día la busco
por los rincones del azogue
pero lo único que encuentro
es el reflejo de la cama vacía

De esa noche sólo me quedan
dos cabellos suyos 
enredados en mi cepillo
y la triste certeza
de que los espejos no tienen memoria




LA MEMORIA DEGLI SPECCHI

In questo specchio appeso
nel bagno della mia stanza
lei si pettinò una notte
prima di andarsene per sempre

ora mi chiedo se la sua immagine
non sarà rimasta intrappolata nello specchio
come la giovane che si pettina
nel quadro di Renoir

giorno dopo giorno la cerco
tra gli angoli argentati
ma l’unica cosa che ritrovo
è il riflesso di quel letto vuoto

di quella notte mi rimangono
due suoi capelli
arrotolati nella mia spazzola
e la triste costatazione
del fatto che gli specchi non hanno memoria





MOVIMIENTO SÍSMICO

Tuve una vez un gran amor
que derribó mi casa
agrietó mis puentes
y me hizo perder el equilibrio
Después vinieron las réplicas:
amoríos de baja intensidad
que ni siquiera 
me hicieron temblar
En cuanto al gran amor
ay mísero de mí 
todavía respira
debajo de las ruinas




MOVIMENTO SISMICO

Ebbi una volta un grande amore
che finì per demolire la mia casa
per crepare i miei ponti
per  farmi perdere l’equilibrio.
Vennero poi le repliche:
amoruccoli a bassa intensità
che nemmeno
mi fecero tremare
Per quanto riguarda il grande amore
ahi, povero me
respira ancora
sotto i detriti



Trattato di sortilegi
Milán, Italia, 2013

blog comments powered by Disqus