Pedro Gil


(Manta, 1971).  Coordina el taller literario de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí y está incursionando en la narrativa. Ha publicado los poemarios Paren la guerra que yo no juego (1989), Delirium Tremens (1993), Con unas arrugas en la sangre (1997), He llevado una vida feliz (2001, antología poética que incluye Los poetas duros no lloran), Sano juicio (2003) y Diecisiete puñaladas no son nada (antología poética, 2010). Poemas suyos aparecen en varias antologías ecuatorianas y latinoamericanas.





Rescate

 

que me sentencie

el santo, el puro.

el mar, la noche,

hasta mis más queridas

las estrellas

enmudecieron.

yo conocía

sus pecadillos.

por eso

cuando me lancé

al Estero Salado

los ahogados me salvaron.

no era posible

tanto sentimiento de culpa.

 


Los asaltantes

 

Vagan por la Carretera Inmunda

                donde los cuerdos

predican a los locos

han visto a la luna

                             nadar sobre amantes silenciosos,

a la mar abrirse para Dios.

hay de todo en una Calle de Nadie.

las madres solteras

                                   cosen para olvidar.

sudan dos cuerpos adúlteros.

sudan y se aman.

hora en que los santos fornican

                                en su propio infierno.

hora

en que la vergüenza invade al solitario

                              después de la masturbación.

las hembras del ambiente

                                                    usan nombres falsos,

                                                                    penas reales.

una niña abraza a su hija.

arden cuerpos adúlteros.

arden y se aman.

                              tienden las sábanas conyugales.

los asaltantes

se persignan, asustados ante la mirada del cielo,

sólo quedan ruinas del

                                                    Museo de los sentimientos.

el ingenuo se acerca

                                                  con un pan en la billetera.

los asaltantes esperan,

                                                    ya acostumbrados

                                                        a la mirada del cielo.

Saben

                       que hay de Todo en una Calle de Nadie.


blog comments powered by Disqus