Iván Carvajal Aguirre

(San Gabriel, 1948). Poeta, ensayista y catedrático universitario. Ha publicado, en poesía: Poemas de un mal tiempo para la lírica (1980), Del avatar (1981, 1998 ), Los amantes de Sumpa (1983, 1998), Parajes (1984, Premio Nacional de Literatura Aurelio Espinosa Pólit 1983), Material de lectura (1991), En los labios / la celada (1996), Inventando a Lennon (1997), Ópera (1997), La ofrenda del cerezo (2000), Tentativa y zozobra. Antología 1970-2000 (Madrid, 2001) y La casa del furor (Barcelona, 2004). En 2005 publicó A la zaga del animal imposible. Lecturas de la poesía ecuatoriana del siglo xx. Otros ensayos han sido publicados en revistas y libros colectivos. Fundó y dirigió la revista de ensayo y poesía País secreto. Con Raúl Pacheco preparó la Antología de poesía de la colección Literatura de Ecuador (España, 2009). 



LOS AMANTES DE SUMPA

                                                               

Para Gloria

But wherefore do not you a mightier way
Make war upon this bloody tyrant, Time?

[¿Y por qué no es tu guerra más pujante
Contra el tirano Tiempo sanguinario?]

Shakespeare


[Noticia: En Santa Elena, en la costa del Ecuador, fue descubierto un extraordinario hallazgo arqueológico, los esqueletos de una pareja, un hombre y una mujer jóvenes que yacen abrazados. La edad de los restos está calculada en unos diez mil años. Al enterrarlos, colocaron sobre los cadáveres seis piedras, quizás con el propósito de protegerlos de los espíritus malignos.]

I
 
Diez mil años contra la sal perdura
tendido el abrazo que la tierra protege
 
                                               del deseo
 
la frágil escultura
 
                                               la muerte
 
constelación de los huesos
echada al azar
 
                                               sobre las dunas
 
                                               ¿rastros de amor?
 
huesos proféticos
 
(es solo tuyo el ritual junto a la Tumba).
 
 
 
II
 
diez mil años
el abrazo defiende
el agónico gesto
contra la afrenta del óxido
con que el Tiempo conspira
 
despojados de rictus y de máscaras
sólo huesos
                               fémur del hombre
sobre pelvis de mujer
 
y sobre el húmero
dura reposa la calavera
                               en el abrazo yerto.
 
 
 
III
 
ninguna rosa
ninguna agua benéfica
en el caldeado mediodía
 
sólo arena y sol
el cementerio
 
¿qué lejana huella
de la pasión aún provoca?
 
 
 
IV
 
pacientes
entre los escombros de esas órbitas
y de las bocas
                               el gusano y las lluvias
despojaron la piel
                               desnudaron el hueso.
 
 
 
V
 
ya nada puede el sueño de perpetuidad
aun si los cuerpos al abrazo se aferran.
 
 
 
VI
 
pero aun si sólo escombros residuo calcio
junto prosigue el pulpo en su instinto
persiguen sus tentáculos al sueño
 
                               y anhela el cuerpo
 
diez mil años el mar persigue
con su pausado canto de sirenas
a la locura humana
 
                               y anhela el cuerpo.
 
 
 
VII
 
huésped de paso
levantará el hombre casa y canto
cultivará los huertos y los usos
labor sueño y escombros
en la sucesión que mide la clepsidra
hasta que el agua se pierde
 
quedan los restos de la fatiga humana
huesos arcilla máquinas ocarina
tránsito del hombre por los lechos
que el Tiempo desnuda
 
huésped de paso
deja en la casa el canto
tu huella en las arenas.
 
 
VIII
 
no sólo la carne
más la pasión se extraña
se consume se consuma se anonada
¿qué quedará de las batallas cuerpo a cuerpo?
¿esa acuciante huella del deseo
en estos cuerpos?
 
 
 
IX
 
lateral cae la luz sobre la Tumba
fulgura en la Pareja eterno el gesto:
el abrazo desespera de la carnal ternura
 
el abrazo de otra pareja junto a la Tumba
a la luz cenital repite el gesto:
desespera del amor que no perdura.
 
 
 
X
 
¿qué queda de la pródiga búsqueda del cuerpo?
¿qué de las voces de llamada?
¿qué del ardor de la caricia de los labios?
¿qué del eléctrico contacto de los sexos?
¿qué resta en estos rastros guardados por un pueblo
que escondió ferviente el misterio
                                               bajo las piedras?
 
cadáveres ocultos a los ojos del profanador
legados a nuestra mirada
consagrando en esqueletos la unción
 
diez mil años la tierra escuda
al efímero gesto.
 
 
 
XI
 
ninguna frase queda de su lengua
ningún nombre registra su duración
 
                               todo su cosmos:
 
la Pareja
estos huesos
ordenados en el suelo bajo el sol
 
gaviota pez delfín y garabatos
la pura atmósfera sobre el mar infinito
 
pero adivina sus ojos de obsidiana
mirándose por sobre el fuego
adivina su voz
silbido de serpiente
que arrastra su magia hacia la espuma
allí desova la serpiente emplumada.
 
 
 
XII
 
sexo de mujer
abierta boca del mundo
ruedan las estrellas de lo interno
abalorios de coral en su pecho
y entre el viento y el mar
su cabellera de torbellino
emergiendo de la profundidad
profusos en ruidos el caracol
los peces en fosforescencias
el sexo de flor de concha de ensenada
habitación resguardo rincón de acogimiento
en la noche más oscura
que la pequeña selva que el beso
desentraña
 
y el sexo masculino
báculo de la ceremonia
árbol que se enfila hacia el abismo
gavilán que desciende vertical
sobre su presa
y asciende el humo
desde el fogón del sacrificio
alcatraz que se precipita
detrás de la anchoveta
émbolo de la máquina
que en la tierra penetra.
 
 
 
XIII
 
la fortaleza del cuerpo
en la danza en el juego
 
y del abismo afloran
furor y fervor
 
persistir es vivir
y volver a morir
 
insistir.
 
 
 
XIV
 
jamás escucharemos sus palabras
jamás escucharemos
 
nos quedan los supuestos
y la superstición
 
sólo los abrazados espectros
los cautivos del sueño.
 
 
 
XV
 
morir pudieron en plenitud perseverando
más allá del ruego y del espasmo
muriendo uno con otro uno en el otro
acabando en este juego de espejos
o repitiendo nosotros el abrazo
o nuestro encuentro reflejado en los huesos
 
morir perseverando en el abrazo
vano triunfo del amor por sobre el Tiempo.
 
 
 
XVI
 
pronto la rosa agota su esplendor
en días perece el bello escarabajo
que en la larva germinara en meses
y también la piel lustrosa del felino
se aja y el rugido enmudece y al fin
nos causa lástima su pupila sin brillo
 
el tiempo humano es vértigo
de instauración
                                               destrucción
 
ya nos devastará del todo el Tiempo
 
borrará de tus pupilas todo el brillo
y surcará tu rostro y en tus labios
no sonarán joviales las palabras
y yo iré para viejo y ya distantes
iremos uno y otro
a las arcanas sospechas de la muerte.
 
 
 
XVII
 
la plenitud no está en la eternidad
reposa breve en el instante de invención
cercano a lo mortal estalla el gozo
bien puede el Tiempo arrasar y ser perverso
logrará acabar con tu amor y con mi cuerpo
mas qué importa si ya la rosa vivió su esplendor.
 
 
 
                                                                                                                             De Los amantes de Sumpa (1982)

blog comments powered by Disqus