Antología‎ > ‎

Hugo Mujica

Hugo Mujica nació en Buenos Aires en 1942. Estudió Bellas Artes, Filosofía, Antropología Filosófica y Teología. Esta gama de estudios se refleja en la variación de su obra que abarca tanto la filosofía, como la antropología, la narrativa como la mística y sobre todo la poesía.

Entre sus principales libros de ensayos se cuentan Kyrie Eleison (1991), Kénosis (1992), La palabra inicial (1995), Flecha en la niebla (1997), Poéticas del vacío (2002), Lo naciente (2007), La casa y otros ensayos (2008) y La pasión según Georg Trakl (2009). Solemne y mesurado (1990) y Bajo toda la lluvia del mundo (2008), son sus dos libros de cuentos.

Su obra poética, iniciada en 1983, ha sido editada en Argentina, España, Italia, Francia, México, Estados Unidos, Chile, Eslovenia y Bulgaria. En 2005 Seix Barral la publicó en Poesía completa. 1983-2004, en 2011 se editó su último libro de poesía: Y siempre después el viento. Su vida y sus viajes han sido el material principal de su obra, hitos como el haber vivido y participado de la década de los 60 en el Greenwich Village de Nueva York, como artista plástico, o el haber callado durante siete años en el silencio de la vida monástica de la Orden Trapense, donde comenzó a escribir, son algunos de los mojones de su historia.

En 2013 recibe el premio Casa de América en España por su obra Cuando todo calla.


De Cuando todo calla, Ed. Visor, Madrid, 2013

XIII PREMIO CASA DE AMÉRICA DE POESÍA AMERICANA 

 

         I

 

Anochece

        y se van

      replegando

                 los ruidos;

 

solitario,

un perro rengo

          cruza la calle.

 

Anochece

y es en la quietud

             donde la vida nos revela

  lo que aprende de sí

                mientras late nuestra vida.  

 

 

         II

 

Se enciende

el día sobre la desnudez

                    de los llanos

 

         la neblina disuelve

         su velo

         y los sauces

                          emergen renacidos.

 

Todo se abre y el verlo

                           abre el alma,

                                      el alma que es ese abrirse.                            

                                                                                                                                          

                        (El paraíso no fue perdido

                                                   lo perdido es el asombro.) 

 

         IV

 

         Viento

         y las nubes se deshacen;

                  brisa y blancas

                                      se transfiguran.

 

Hay ecos

que no son de las palabras

                     son del aliento,

                                   no nos repiten

                                            nos convocan a escuchar

                                                          lo que para decirse nos llama.

 

 

            VI

 

Hay una hendidura

en la palabra

               hendidura,

 

un desgarro donde

                 cada palabra calla,

                           donde todo callar crea;

 

      es lo que en el decir es aliento

      no de sonido,

      es donde en cada palabra

                                      nos escuchamos revelados. 

 

         VII

 

Hacia lo alto, hacia la luz

                            se distancian las ramas,

 

                       en lo hondo,

                                   en la oscura tierra,

                                                 las raíces se encuentran,

                                                                          la sed las entrelaza. 

 

         X

 

Cuando la lejanía

late adentro

           es que el adentro

                                 ya es afuera;

                                                                     

           es haber llegado al alma,

                                 a ese hueco de nadie

                                                  que en cada uno se abre todos. 

 

XIII

 

Silencio

 

y en el silencio

respira la noche,

                   respira silencio.           

 

Por la ventana

entra

una brisa,

 

entra, sale y pasa

sin dejar

          ni llevarse nada

 

y súbitamente,

                 en ese paso,

                               nada sobra, nada falta. 

 

 

XVI

 

Hay noches

que con su propia

                   sombra encienden

                                     su misterio,                   

 

                pájaros

                que hacen del vacío

               la soltura de sus alas, 

                          y hay vidas

                                    a las que le basta el silencio

                  para escucharse contadas. 

 

XXI

 

Se acuesta el sol

              y todo parece en vilo

                                 como para revelar anunciar

                                                                 un secreto.                              

 

No basta con cerrar

los labios,

al silencio hay que escucharlo,

                          dejar que nos diga él

                                         lo que de nosotros callamos. 

 

         XXII

 

Algunas huellas

        no son de pasos

                    son de ausencias,

                                   no trazan, borran;

 

son el atajo hacia el final,

                            son las que nos salvan

                                                       del regreso. 

 

XXIV

 

Otoño,

 

lenta brisa

y llovizna

sobre la arboleda.               

 

Imperceptible,

sin saber si es la lluvia

              o son las hojas, algo resuena

                                              en mis oídos.           

 

 

Cuando se escribe

escuchando,

cuando al decirlo callamos,               

 

es en la escritura                                    

que la llovizna

cae,

 

es entre las sílabas

                    que la brisa sopla

 

y es en uno

mismo

donde el otoño se despoja

                          de lo que en la vida ya es pasado.   

 

 

XXVI

 

No toda raíz

cumple

su destino de luz

                    ni cada grieta

                             abre su promesa

                                               de abismo;

 

tampoco todo

andar

llega a palpar la tierra:

                           apenas uno que otro

                                            entra descalzo a la muerte.

 

 

XXVIII

 

El día no es solo día

también es

      noche encendida,

                    sombra trasparentada.

 

Es porque no tiene sombras

              que no vemos lo que el vacío enciende,

                                 que no vislumbramos

                                                  lo que nos queda

                                                                 cuando no nos queda nada.

 

 

XXIX

 

Solo desde

          lo que se arranca del todo

                               nace lo que nunca estuvo

 

                                         (de la semilla que guardamos

                                                                      crece apenas

                                                                                   lo que ya fuimos). 

 

         XXXIV

 

La lluvia cabe en la lluvia

             y en sí mismo se consume el fuego,

 

                                  solo el hombre

                                                  no habita su casa

                                                               solo a él le desborda su alma. 

 

XLI

 

Sin cerros ni arboledas

el viento vuela ancho

                             la calma del valle.

 

Más vasto que esperar algo

                         es el no nombrar la espera:

                                    ese no saber

                                               lo que llega,

                                                         ese dejar que nos nombre. 

 

XLII

 

En el tronco partido 

                    crecen los hongos

                              y en las grietas del muro

                                                     tejen casa las arañas;   

                                       

                          ¿quién no cosechó                                    

                                              en las heridas

                                                          que en otros pechos se abrieron? 

 

 

XLIV

 

Hay tajos                                         

que son de amor

            que nos abren un adentro;

 

                                 hay tajos,

                 esos mismos tajos,

                                       que nos salvan de nosotros:

                                                           que nos regalan su afuera.

 

 

XLVI

 

Todo río vuelve                             

                   a su cauce

                        y el polvo a la tierra.

 

No es hacia lo alto

            que se despliegan las alas:

                       volar se vuela

                                       en las honduras

                                                        que las raíces cavaron.

 

 

XLVII

 

Siempre hay algo                    

         que no llega a volverse carne:

                                      no es que nos falte

                                                          es que nos excede.

 

  La vida no cabe en la vida

                                              por eso siempre,

                                                               en algún lugar, se nos parte.

 

 

XLIX

 

Al final no habrá final

                   habrá la entrega:    

 

                            ese salto

                            sin orilla desde donde darlo,

                            ese saltar al vacío

                                      desde el que una vez

                                                                 llegamos,

 

                                                        esa entrega

                                                        para la que nos fuimos

                                                                                      vaciando.  

Comments